Feeds:
Posts
Comments

Archive for the ‘texturas’ Category

El profeta Isaías no inventó el lenguaje de la búsqueda de Dios, pero lo habla como su lengua materna.

Todo el asunto se degrada tan rápidamente en tópicos sin sentido que debemos apresurarnos a realizar alguna inspección más. Curiosamente, un oráculo contra Egipto puede ser el mejor lugar para empezar.

Entonces el espíritu de los egipcios se apocará dentro de ellos; confundiré sus planes, y ellos acudirán a los ídolos, a los espíritus de los muertos, a los médiums y a los espiritistas.

Isaías 19:3 (LBLA)

Las traducciones inglesas suelen utilizar el verbo to consult o to inquire of al traducir la palabra hebrea דרשׁ. Son traducciones adecuadas porque captan la realidad de que el sujeto necesita un conocimiento que espera que le llegue por revelación de alguna fuente religiosa externa. Consultar e inquirir son correctas hasta ese punto.

Sin embargo, en el discurso de Isaías, hay un movimiento asertivo, un empuje hacia, incluso una necesidad desesperada que falta en esa traducción inglesa. Curiosamente, el verbo buscar, que en los círculos religiosos de lengua inglesa se convierte tan perversamente en algo esotérico y contemplativo, parece mejor aquí. Connota que algo oculto es muy deseado y que requerirá algo de energía por parte de los que lo necesitan si es que van a poner las manos sobre él.

Si ese es el caso que exige una determinada traducción al inglés, ¿qué podemos decir del uso que hace Isaías de la expresión?

Antes de llegar al tipo de búsqueda que el profeta recomienda, debemos observar la forma irónica en que la búsqueda de la revelación es, de hecho, un ejercicio inútil. El discurso de Isaías considera que la búsqueda de fuentes espirituales distintas de Yahvé refleja una confusión, incluso una estupidez moral, que es lo contrario de la verdadera sabiduría. En Isaías 19.3, que es representativo de este diagnóstico, consultar o buscar los ídolos y las sombras, y los fantasmas y los espíritus familiares sucede porque los egipcios se han agotado en el espíritu y porque Yahvé ha confundido sus planes. Los sabios, los estables, los confiables no hacen este tipo de cosas. Los confundidos, como los egipcios condenados, por ejemplo, buscan la revelación religiosa en fuentes poco fiables.

No se trata de una sátira puntual. El libro de Isaías mantiene su crítica a este tipo particular de extravío. Desgraciadamente, no sólo los ignorantes egipcios son presa de esta locura (véase, sobre todo, Isaías 1.3). Israel/Judá también encuentra la luz del profeta con relación a su comportamiento:

Y cuando os digan: Consultad a los médiums y a los adivinos que susurran y murmuran, decid: ¿No debe un pueblo consultar a su Dios? ¿Acaso consultará a los muertos por los vivos? (Isaías 8:19 LBLA; los dos primeros ejemplos traducen XXX, el tercero hace que el verbo sea explícito en español, aunque sólo esté implícito en hebreo).

Pero el pueblo no ha vuelto a Aquel que los hirió, no han buscado al Señor de los ejércitos.

Isaías 9:13 (LBLA)

¡Ay de los que descienden a Egipto por ayuda! En los caballos buscan apoyo, y confían en los carros porque son muchos, y en los jinetes porque son muy fuertes, pero no miran al Santo de Israel, ni buscan al Señor.

Isaías 31:1 (LBLA)

Buscar en el lugar equivocado es un fracaso despreciable de la realidad. No buscar a YHVH probablemente viene a ser lo mismo; es decir, en Isaías probablemente denota no una falta de búsqueda en absoluto, sino más bien una búsqueda de otras fuentes en lugar de la única verdadera y fiable.

Si esta larga discusión sobre la falta de búsqueda sirve como una introducción adecuada al uso que hace Isaías del dialecto de examinar y buscar, pasemos a lo que significa para este profeta buscar bien. Como es lógico, la respuesta es matizada y variada. Después de todo, estamos leyendo el libro de Isaías, donde las cosas son sólo ocasionalmente complicadas, pero casi siempre complejas.

En primer lugar, descubrimos que buscar la justicia es un sinónimo discutible de buscar a YHVH.

Y cuando extendáis vuestras manos, esconderé mis ojos de vosotros; sí, aunque multipliquéis las oraciones, no escucharé. Vuestras manos están llenas de sangre. Lavaos, limpiaos, quitad la maldad de vuestras obras de delante de mis ojos; cesad de hacer el mal, aprended a hacer el bien, buscad la justicia, reprended al opresor, defended al huérfano, abogad por la viuda.

Isaías 1:15-17 (LBLA)

Se establecerá en la misericordia un trono, y en él se sentará con fidelidad, en la tienda de David,
un juez que busque lo justo y esté presto a la justicia.

Isaías 16:5 (LBLA)

De hecho, parece haber un reconocimiento explícito de que se puede fingir la búsqueda de YHVH, pasando por los movimientos religiosos sin que importe la pasión de YHVH por la justicia. No debemos pasar por alto que Isaías 58:2 juega satíricamente con dos actividades religiosas venerables -buscar a YHVH y deleitarse en sus caminos- que son magníficas cuando se dan en el contexto de vidas alineadas con los propósitos más amplios de YHVH, pero una abominación cuando se presentan por sí solas como una piedad superficial que se ha desbocado trágicamente.

Con todo me buscan día tras día y se deleitan en conocer mis caminos, como nación que hubiera hecho justicia, y no hubiera abandonado la ley de su Dios. Me piden juicios justos, se deleitan en la cercanía de Dios.

Isaías 58:2 (LBLA)

Sorprendentemente, Isaías no relega la búsqueda de la justicia a los márgenes esotéricos de la piedad, sino que la sitúa en el centro de las convicciones que definen la vida. Se puede argumentar que Isaías sostendría que buscar la justicia (משׁפט) es casi lo mismo que buscar a YHVH. La búsqueda puede comenzar en el barrio o en la corte donde los privilegiados se alinean contra los pobres indefensos o en el templo en las oraciones de la mañana, pero todo esto para Isaías está cortado de la misma tela. La reducción de cualquiera de ellos a una simple actuación religiosa hace que YHVH se disguste, se canse y se adolezca.

Finalmente, cuando nos abrimos paso entre los textos isaísticos que describen la búsqueda adecuada, descubrimos que esta búsqueda puede ser mediada. Descubrimos también que la gracia divina parece alcanzar y finalmente superar la actividad humana de búsqueda de YHVH.

En cuanto a la mediación, el ‘libro de YHVH’ aparece de una manera que sugiere que la búsqueda es, como mínimo, polifacética. Aparentemente, uno puede leer o escuchar su camino hacia la revelación de YHVH.

Buscad en el libro del Señor, y leed: Ninguno de ellos faltará, ninguno carecerá de su compañera.
Porque su boca lo ha mandado, y su Espíritu los ha reunido.

Isaías 34:16 (LBLA)

Y entonces, tal vez como no es de extrañar, a medida que uno se familiariza con la dinámica de la aceleración de la misericordia que se burla del lector que se atreve a seguir la larga marcha de este libro, encontramos que Israel/Judá y tal vez incluso las naciones gentiles receptivas no sólo buscan, sino que son buscadas por YHVH.

Acontecerá en aquel día que las naciones acudirán a la raíz de Isaí, que estará puesta como señal para los pueblos, y será gloriosa su morada.

Isaías 11:10 (LBLA)

Buscad al Señor mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cerca.

Isaías 55:6 (LBLA)

Y los llamarán: Pueblo Santo, redimidos del Señor. Y a ti te llamarán: Buscada, ciudad no abandonada. 

Isaías 62:12 (LBLA)

Me dejé buscar por los que no preguntaban por míme dejé hallar por los que no me buscaban. Dije: «Heme aquí, heme aquí», a una nación que no invocaba mi nombre.

Isaías 65:1 (LBLA)

Sarón será pastizal para ovejas, y el valle de Acor para lugar de descanso de vacas, para mi pueblo que me busca

Isaías 65:10 (LBLA)

Parece, pues, que buscar a YHVH, para este profeta, significa preocuparse y perseguir sus propósitos de una manera que excluye la revelación alternativa y abraza el cuidado de YHVH por el bienestar de la comunidad, especialmente por aquellos que se desechan en el ejercicio de la influencia y el poder. Es una actividad que se asocia fácilmente con la crisis de la comunidad, aunque probablemente no de forma exclusiva. En el esfuerzo, se descubre paradójicamente que buscar a YHVH es también descubrir que YHVH ‘busca de vuelta’ de una manera que relativiza los esfuerzos de Judá y los nuestros por descubrir y vivir en su propósito.

‘¿A quién vas a llamar?’ es una pregunta que podría haber sonado familiar a aquellos que caminaron al alcance de este profeta. Isaías podría incluso haberse contado entre los cazafantasmas a la hora de desacreditar la gama de opciones inútiles que se ofrecían cuando Israel/Judá se encontraba en necesidad de rescate y revelación.

La pregunta sigue siendo pertinente en estos siglos.

¿A quién vas a llamar? 

Advertisement

Read Full Post »

Isaías no es tanto el heraldo de comienzos improbables como el profeta de reinicios poco prometedores.

Su firma no es el relato de los orígenes, sino más bien la anticipación de cosas muertas que resurgen tranquilamente a la vida. En el capítulo 11 del libro que lleva el nombre de Isaías, el profeta asume la destrucción de la monarquía davídica. Hecho esto, este convincente oráculo se remonta a Isaí, el padre de David, el antecedente pastoril de reyes y reinos. Es como si un nuevo comienzo requiriera un retroceso radical al momento anterior a que la larga trayectoria de decepción israelita en sus reyes hubiera iniciado su tortuoso arco.

Y brotará un retoño del tronco de Isaí, y un vástago de sus raíces dará fruto. Y reposará sobre Él el Espíritu del Señor, espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor del Señor. Se deleitará en el temor del Señor, y no juzgará por lo que vean sus ojos, ni sentenciará por lo que oigan sus oídos; sino que juzgará al pobre con justicia, y fallará con equidad por los afligidos de la tierra; herirá la tierra con la vara de su boca, y con el soplo de sus labios matará al impío. La justicia será ceñidor de sus lomos, y la fidelidad ceñidor de su cintura.

Isaiah 11:1-5 (NBLH)

Este vástago sin nombre de la casa de Isaí emerge de un árbol muerto, cortado hasta el tocón y abandonado para que se pudra en medio del bosque arrasado por los reinos que no prosperaron. Su intimidad con YHVH es impresionante. En esta relación tan estrecha radica su capacidad. De hecho, está saturado del Espíritu capacitador de YHVH, que se posa sobre él de la misma manera que una densa niebla se apodera virtualmente del valle sobre el que desciende. En consecuencia, este nuevo David -si es que así debemos entender a este hijo de Isaí- no está cojeando por la eventual ceguera y sordera de Israel. Ve y escucha a través de las apariencias, a través de las posturas, a través de las hipocresías nacionales que hacen afirmaciones sobre la rectitud y la inevitabilidad que engañan a todos, excepto al observador más perspicaz.

Como resultado, la justicia, en lugar de las falsas manipulaciones de los impotentes por parte de los poderosos, ocupa un lugar generador de vida en el centro de la vida compartida de la nación.

Como tantas veces en este largo libro, estas líneas nos conmueven con un profundo anhelo. Y luego se nos deja preguntar en algo cercano a una exasperación interpretativa…

Pero ¿quién es este?  

Read Full Post »

Antes que nada, protegemos a nuestros hijos.

El parque que hay justo al lado de mi ventana es frecuentado por padres y niños pequeños, esos pequeños indefensos que no distinguirían una hoja de una avispa. Ni esperamos que lo sepan. Así que los mecemos en nuestros brazos contra toda amenaza invisible. Nos abalanzamos sobre ellos para saludar al perrito del vecino, aunque no queremos que se arrastren junto al animal, porque quién sabe qué extraña ferocidad puede surgir de repente en un mundo como el nuestro.

Los exponemos poco a poco a nuestro pequeño parque, que en general es benigno, pero que puede albergar aquí o allá un aguijón, un mordisco, un lujurioso muy amable.

Sin embargo, el libro de Isaías sabe que habrá un día en el que tales cosas serán impensables, y en el que la sabiduría, el entendimiento, la justicia y la fidelidad habrán echado raíces en el suelo asolado de este mundo, que antes era un veneno y ahora es un jardín.

El niño de pecho jugará junto a la cueva de la cobra,
y el niño destetado extenderá su mano sobre la guarida de la víbora.

Isaías 11:8 (LBLA)

No se trata de una historia de negligencia paterna. Más bien, un ‘retoño del tronco de Isaí’, una ‘rama fructífera de sus raíces’ habrá venido primero entre nosotros, anuncia el pasaje al principio. Éste (pues la metáfora arbórea pronto se abandona y es simplemente ‘él’) se erigirá como una figura tan empapada de la sabiduría, la comprensión y el conocimiento de YHVH que todo será nuevo y todo será paz.

Este libro llamado Isaías, poco dado a la utopía sin fundamento, habla de un día así con abundante confianza una vez que se haya roto el hechizo de la fea injusticia. El pasaje que tenemos ante nosotros se convierte en una de las primeras contribuciones del rollo de Isaías al ‘mesianismo judío’, que aquí puede abreviarse como la expectativa de un agente de YHVH que pondrá las cosas en su sitio. El capítulo presenta esta figura en el lenguaje juzgador, reprobador y enderezador de la propia obra de YHVH en la Visión de las Visiones del libro, ya en el capítulo dos. Lo que YHVH logrará entre los pueblos repentinamente sumisos allí, este vástago del tronco cortado de Isaí lo promulgará aquí, convirtiéndose en el tipo de juez que no se deja llevar por las apariencias, sino que ve a través de ellas el verdadero meollo del asunto y decide en consecuencia.

Aquí, como en esa Visión de las Visiones, el resultado es lo que llamamos, de forma un tanto engañosa, paradisíaco.

El lobo morará con el cordero, y el leopardo se echará con el cabrito; el becerro, el leoncillo y el animal domésticoandarán juntos, y un niño los conducirá. La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas, y el león, como el buey, comerá paja.

Isaías 11:6-7 (LBLA)

Muy pronto, el texto se desmetaforizará lo suficiente como para señalar que la promesa no se refiere principalmente a los animales. Más bien, el lobo, el cordero y el resto de ellos son naciones que se han convertido muy pronto en los pueblos en calma de los que YHVH puede (de nuevo) decir que ‘no harán daño ni destruirán en todo mi santo monte’.

Pero esa declaración y la explicación que se da de ella siguen esperando nuestra mirada del niño lactante y del niño destetado que se dejan arrastrar y reír por la guarida de la cobra y la víbora, no con negligencia sino con comprensión de lo que se ha transformado.

La poesía invita a su lector a preguntarse con el asombro que no ha sido entorpecido por demasiada decepción, no se ha reducido a la desilusión cínica, ‘¿Cómo puede ser esto?’

Sólo entonces el texto revela lo que ha entendido. Parece que este personaje, este hijo de Isaí, este que percibe, decide y endereza como el propio YHVH, no ha acaparado su entendimiento. De hecho, ha sido globalmente -cósmicamente, hemos de imaginar- generoso con él.

No dañarán ni destruirán en todo mi santo monte, porque la tierra estará llena del conocimiento del Señor como las aguas cubren el mar.

Isaiah 11:9 (NBLH)

En todas partes, la gente conocerá a YHVH.

No es de extrañar, pues, que las ‘serpientes’ no muerdan y los ‘lobos’ dormiten entre corderos primaverales, que los niños babeen sin peligro, que el mundo entero sea nuevo.

Read Full Post »

Una de las muchas paradojas que nos plantea el libro llamado Isaías se encuentra casi oculta en la opción binaria que el profeta declara en el capítulo octavo del libro.

Y cuando os digan: Consultad a los médium y a los adivinos que susurran y murmuran, decid: ¿No debe un pueblo consultar a su Dios? ¿Acaso consultará a los muertos por los vivos? ¡A la ley y al testimonio! Si no hablan conforme a esta palabra, es porque no hay para ellos amanecer.

Isaiah 8:19-20 (LBLA)

Podría parecer, incluso para un lector comprometido con la visión de las cosas que propone el texto bíblico, que la elección aquí es la de una religión viva, que respira, incluso activista, frente a un depósito fiable. Es decir, entre una religiosidad que se cuece con picardía viva aunque patentemente opuesta al camino de YHVH frente a una fe ortodoxa que es sólida, aunque un poco inerte.

Puede parecer a otros, quizá menos inclinados a mirar con buenos ojos ‘lo que enseña la Biblia’, que la elección más ventajosa no es precisamente fácil de discernir.

Sin embargo, el lenguaje del profeta aquí, tras una lectura pausada y una inspección más detallada, muestra que el campo de juego no es tan ambiguo. La elección, vistas las cosas como son, no es difícil de decidir.

Aquí está la paradoja, ciertamente, pero no con mucha ambigüedad.

De hecho, el profeta llena la columna izquierda de su bloc de notas con todas las cosas mortales, y la derecha con todas las cosas vivas.

Los chirridos y murmullos de los hechiceros, las presuntas cavilaciones de los médiums no son, a pesar de su aparente destreza vocal, más que la muerte vestida con los ropajes de la muerte misma. Isaías considera que su consulta es una visita a la oscuridad y a la decadencia. Para las personas que entablan una conversación tan condenada ‘no hay amanecer’.

En el otro lado de la página, la columna de la ‘vida’ se llena con ‘Dios’, con ‘los vivos’ mismos, y luego -aquí es donde podríamos desviarnos al seguir la lógica del profeta- con ‘la ley y el testimonio’ y con ‘esta palabra’.

Supongamos por el momento que ‘la ley y el testimonio’ y ‘esta palabra’ abrevian aproximadamente las declaraciones acumuladas del profeta en nombre de YHVH. Es probable que se insinúe algo más, pero podemos prescindir de esa complicación por ahora.

El profeta alinea estas palabras escritas no con una tradición atrofiada o una ‘letra muerta’, sino con un Dios que está muy vivo y -el detalle es fundamental- alineado y activo entre ‘los vivos’ que rodean al profeta y que en este momento aterrador están un poco asustados.

En opinión del profeta, YHVH ha hablado -a través de él y de otros- un depósito acumulado de realidad que puede ser declarado en la calle o en el templo, pero que en momentos terribles de inminente fatalidad como éste puede ser escrito, consultado, susurrado en voz alta y atesorado.

Lejos de ser inerte, debemos entender esta ‘ley (mejor, ;instrucción’) y testimonio’ como algo que contiene y da vida. Si otras fuentes de supuesto consejo requieren lo muerto y sólo conducen a la muerte, esta ‘instrucción y testimonio’ insinúa un nuevo crecimiento, nuevas erupciones de vida, posibilidades aún desconocidas. Aunque en este momento sea silencioso, este pequeño depósito de verdades promete gritos, danzas y canciones cuando la noche haya caído y haya amanecido.

Si las cosas son así, ¿por qué un pueblo debe consultar a los muertos en nombre de los vivos?

¡Exacto!

Read Full Post »

La proximidad de YHVH es una riqueza incómoda.

Las funciones de alianza del Señor con Israel en el desierto antes del Sinaí son paradigmáticas al exigente consuelo que su presencia aporta a un pueblo con el que decide vivir de cerca. Con razón, los israelitas de la narración del Éxodo tienen dificultades para decidir si esto es precisamente lo que querían. 

Los capítulos séptimo a noveno del libro de Isaías encierran más enigmas y sugerencias difusas en lo que es un texto históricamente anclado que es posible encontrar en casi cualquier otro lugar. Niños con nombres misteriosos se mezclan con oráculos proféticos de salvación y solemnes garantías de la ira judicial de YHVH para crear una sección de este libro que gesticula líricamente en múltiples direcciones sin aparente disculpa por la complejidad del resultado. Con razón, estos capítulos han abrumado a los compositores de himnos, a los liturgistas, a los lectores de la Biblia y a los eruditos de igual medida. Nada de esto es fácil.

Ni siquiera las palabras ‘Dios (está) con nosotros’, que aparecen una vez como un grito angustiado ante la devastación asiria y luego como el nombre de un niño prometido que traerá la salvación de su pueblo.

‘Emmanuel’ es una de esas exclamaciones o nombres cuyo efecto y significado depende claramente del contexto en el que la deidad a la que se hace referencia se conciba localmente. Como muchas cosas en esta exigente matriz textual, puede ser una buena o mala noticia. El YHVH de la mano aún levantada con ira es también el YHVH Dios que está casi obsesionado con bendecir a su Israel.

‘Emmanuel’ no puede darse por sentado. La idea en Isaías representa una especie de momento kairós, un desafío para decidir de qué manera la proximidad de YHVH será experimentada por el pueblo al que se dirige la palabra.

¿Herirá o curará?

La pregunta no es un accidente de textos ensamblados incoherentemente. Es el interrogante que dará forma y reconfiguración a una nación, el llamado a los corazones humanos que, después de todo, no han sido abandonados por Dios en el ajetreo de la política imperial y los reyes cobardes.

Read Full Post »

Los imperios son muy vulnerables a la arrogancia. Al final, siempre los atrapa.

Cuando YHVH llama a la abeja asiria para que inflija su ardiente pero redentor aguijón a Judá, que se ha ganado el título de ‘pueblo sin Dios’, Asiria no capta la parte de la redención.

Contra una nación impía la envío y contra el pueblo de mi furor la mandaré, para que capture botín y tome despojos y los pisotee como el lodo de las calles. Pero ella no tiene tal intento,
ni piensa así en su corazón, sino que su intención es destruir y exterminar no pocas naciones.

Isaías 10:6-7 (LBLA)

La distancia entre ‘tomar botín y saquear’ y ‘pisar (a Judá) como el fango de las calles’, por un lado, y ‘destruir y cortar naciones’, por otro, puede parecer una nimiedad que sólo conduce a solo un matiz. Pero para este texto, representa un mundo de diferencia entre la intención de YHVH y el juego final de Asiria. Manifiesta una distinción de propósito y de carácter que lo significa todo. YHVH se propone (sólo…) herir para curar. Asiria, la casi indiscutible superpotencia del momento, pretende exterminar.

Si la aparente sorpresa de YHVH ante la severidad de Asiria plantea cuestiones éticas propias sobre el comportamiento divino, ese asunto debe esperar a otro día.

Por ahora, es la arrogancia imperial de Asiria la que llama la atención.

Porque dice: ¿No son mis príncipes todos ellos reyes? ¿No es Calno como Carquemis? ¿No es Hamat como Arfad? ¿No es Samaria como Damasco? Como alcanzó mi mano los reinos de los ídolos, cuyas imágenes talladas excedían a las de Jerusalén y Samaria, como hice a Samaria y a sus ídolos, ¿no haré así también a Jerusalén y a sus imágenes?

Isaías 10:8-11 (LBLA)

Tan cierto como que el sol sale por el este y se pone por el oeste, el éxito persuade a los poderosos de que el pasado predice el futuro. No es así. El sistema no es tan cerrado.

Siempre hay motivos para la humildad, sobre todo el acecho de personalidades invisibles, una de las cuales se atreve a sugerir que las naciones están ante él como el polvo de una balanza.

Asiria, como el texto cita aquí los pensamientos internos de esa gran nación, espera que sea obvia una determinada serie de respuestas a su arrogante bombardeo de preguntas retóricas.

¿No son mis príncipes todos ellos reyes? ¡Así es!

¿No es Calno como Carquemis? Por supuesto, mi señor.

¿No es Hamat como Arfad? No hay ninguna diferencia entre ellos, mi rey.

¿No es Samaria como Damasco? Sin duda.

¿No haré así también a Jerusalén y a sus imágenes? ¡Adelante, y sé glorioso!

Lo que el texto bíblico sabe es que el imperio se ciega y olvida la realidad de que no está solo en el campo de la grandeza. Los demás se inquietan y esperan el momento en que este pretendiente ensimismado sea abatido.

Y para Isaías, aún queda por decir una palabra muy importante:

Uno de ellos no es un ídolo.

Read Full Post »

Entre las razones de la notoriedad que acompaña al Libro de Isaías figura la introducción de “Emmanuel” (hebreo: עמנו אל) como nombre.

Como todo en esta ingente obra bíblica, ocurre de forma enigmática. La adscripción más famosa del nombre a un niño aún por nacer viene precedida por la aparición de la palabra en un contexto de guerra, amenaza y liberación. Nadie pensaría todavía en un niño.

Por cuanto este pueblo ha rehusado las aguas de Siloé que corren mansamente, y se ha regocijado en Rezín y en el hijo de Remalías, por tanto, he aquí, el Señor va a traer sobre ellos las aguas impetuosas y abundantes del Eufrates, es decir, al rey de Asiria con toda su gloria,
que se saldrá de todos sus cauces y pasará sobre todas sus riberas. Fluirá con ímpetu en Judá, inundará y seguirá adelante, hasta el cuello llegará, y la extensión de sus alas llenará la anchura de tu tierra, oh, Emmanuel.

Isaías 8:6-8 (LBLA)

La violenta Asiria se eleva casi hasta el punto de ahogar a la vulnerable, agitada y siempre conspiradora Judá. Sus aguas inundan hasta el cuello, sin dejar ningún rincón de la tierra sin tocar. Aunque hay otra interpretación que hace que el propio Emmanuel sea el dueño de la ‘extensión de sus alas’, las lecturas más comunes entienden el ‘Emmanuel’ como una especie de exclamación. O bien la extensión de las alas de Asiria ‘llenarán el pan de tu tierra, oh, Emmanuel’, donde Emanuel es el señor de la tierra transgredida. O bien ‘Emmanuel’ es un grito independiente de desesperación: ‘… y la extensión de las alas (de Asiria) llenarán la anchura de tu tierra (es decir, la de Judá). Oh, Emanuel!’

En cualquier caso, ‘Dios con nosotros’ sigue siendo una expresión extraña y desconcertante que suscita la curiosidad del lector por saber qué está pasando aquí.

El texto sólo pide una ligera pausa antes de pasar a su segundo uso de Emmanuel como algo parecido a un nombre. De nuevo, la mención de los niños no se ve ni se oye.

Quebrantaos, pueblos, que seréis destrozados; prestad oído, confines todos de la tierra; ceñíos, que seréis destrozados; ceñíos, que seréis destrozados. Trazad un plan, y será frustrado;
proferid una palabra, y no permanecerá, porque Dios está con nosotros.

Isaias 8:9-10 (LBLA)

La condenada confabulación de dos vecinos cercanos de Judá (Siria y Efraín, 7.5-7) se escucha aquí a modo de eco. Aunque ‘vosotros los pueblos’ y ‘todos vosotros los países lejanos’ probablemente incluya también a Asiria e incluso a otras naciones, comienza más cerca de casa con los vecinos conspiradores de Judá, Siria y Efraín.

La desesperación de Judá ante el ataque asirio de unos versos antes se desvanece ahora ante un mensaje confiado de derrota a las naciones que se atrevan a venir contra ella. Si ‘Emmanuel’ funcionaba como un cuasi-nombre en el versículo 8, su misterio se extiende aún más aquí, donde la palabra proporciona la razón por la que Judá no caerá ante los oscuros designios de pueblos y naciones bien armadas.

‘Emmanuel’ -cualquiera que sea el significado de la extraña yuxtaposición hebrea עמנו (‘con nosotros’) y אל (‘Dios’)- no permitirá la destrucción final de su tierra y su pueblo.

Pero ¿dónde están los niños?

Read Full Post »

Los días oscuros previos a la destrucción de Israel por el poderío de Asiria dejaron a pocos ilesos. Incluso los niños

Entonces el Señor me dijo: Toma para ti una tabla grande y escribe sobre ella en caracteres comunes: Veloz es el botín, rápida la presa. Y tomé conmigo como testigos fieles al sacerdote Urías y a Zacarías, hijo de Jeberequías. 

Me acerqué a la profetisa, y ella concibió y dio a luz un hijo. Y el Señor me dijo: Ponle por nombre Maher-shalal-hash-baz; porque antes que el niño sepa clamar «padre mío» o «madre mía», la riqueza de Damasco y el botín de Samaria serán llevados ante el rey de Asiria.

Isaías 8:1-4 (LBLA)

Cuando el profeta pone este sombrío apodo a su hijo, señala la inminente destrucción de los amenazantes vecinos de Israel. El nombre significa: ‘¡Apresúrate al botín, acelera el saqueo!’

Sin embargo, no hay alivio en el relato, ya que esta misma excavadora asiria limpiará la tierra de las diez tribus del norte de Israel, las famosas ‘tribus perdidas de Israel’.

El papel del profeta no era un truco o un numerito divertido. Todas la noches, su vocación lo acompañó a la casa.

No hay que subestimar los extremos del legado isaiánico. Cuando la carga del profeta es sombría, es muy, muy sombría. Cuando es exuberante, los desiertos florecen con ella.

En todos los casos, el libro saca al lector de su autocomplacencia, instándole a mirar más allá de del aullido de los perros de la guerra, incitándole a preguntarse: ‘En nombre de YHWH, ¿qué está pasando aquí?’

¿Cuál es su propósito? La incómoda relevancia de la pregunta no caduca.

Read Full Post »

La abundancia de nombres en Isaías 7.1-9 requiere una lectura completa si queremos darle sentido.

Y aconteció que en los días de Acaz, hijo de Jotam, hijo de Uzías, rey de Judá, subió Rezín, rey de Aram, con Peka, hijo de Remalías, rey de Israel, a Jerusalén para combatir contra ella, pero no pudieron tomarla. Y se dio aviso a la casa de David, diciendo: Los arameos han acampado en  Efraín. Y se estremeció el corazón del rey y el corazón de su pueblo como se estremecen los árboles del bosque ante el viento. Entonces el Señor dijo a Isaías: Sal ahora al encuentro de Acaz, tú, y tu hijo Sear-jasub, al extremo del acueducto del estanque superior, en la calzada del campo del Batanero, y dile: «Estate alerta, y ten calma; no temas ni desmaye tu corazón ante estos dos cabos de tizones humeantes, a causa de la ira encendida de Rezín de Aram y del hijo de Remalías. Porque Aram ha tramado mal contra ti, junto con Efraín y el hijo de Remalías, diciendo: “Subamos contra Judá y aterroricémosla, hagamos una brecha en sus murallas y pongamos por rey en medio de ella al hijo de Tabeel”.Por tanto, así dice el Señor Dios: “No prevalecerá ni se cumplirá. Porque la cabeza de Aram es Damasco, y la cabeza de Damasco es Rezín (y dentro de otros sesenta y cinco años Efraín será destrozado, dejando de ser pueblo), y la cabeza de Efraín es Samaria, y la cabeza de Samaria es el hijo de Remalías. Si no creéis, de cierto no permaneceréis”». 

Isaías 7:1-9 (LBLA)

El terror manifiesto de Acaz y de sus vulnerables judaítas queda plasmado en la imagen de los corazones que tiemblan ‘como los árboles de un bosque se agitan ante el viento’. El lector atento podría percibir en la alusión del profeta a un viento (רוח) la más mínima insinuación de que otro ‘viento’ (רוח en Isaías y en otros lugares se refiere a menudo al “espíritu” de YHWH) también sopla sobre Judá en medio de lo que sólo puede experimentarse como una crisis existencial. Es esta última brisa la que es capaz de hacer que el profeta se calme y se niegue a entrar en pánico, incluso cuando este susurro divino está también detrás de la audaz declaración de YHVH de que la maquinación de los enemigos de Judá ‘no prevalecerá ni se cumplirá’ (v. 7).

(more…)

Read Full Post »

Una voz misteriosa resuena en el capítulo 40 del libro de Isaías, justo en el momento en que el consuelo supera al juicio como tono dominante del libro. Esta voz es misteriosa precisamente porque es anónima. Normalmente, un texto no introduce un nuevo protagonista sin identificarlo.

Isaías, que no es esclavo de las convenciones, hace exactamente esto.

Consolad, consolad a mi pueblo —dice vuestro Dios. Hablad al corazón de Jerusalén y decidle a voces que su lucha ha terminado, que su iniquidad ha sido quitada, que ha recibido de la mano del Señor el doble por todos sus pecados. Una voz clama: Preparad en el desierto camino al Señor; allanad en la soledad calzada para nuestro Dios. 

Isaías 40:1-3 (LBLA)

La voz anónima está claramente alineada con la del Dios de Israel, que habla primero. Sin embargo, también es distinta, no es simplemente la voz de Dios. Unos versos más tarde, ‘una voz’ vuelve a hablar. De manera significativa, ordena a un oyente igualmente no identificado que grite, tal como la propia voz había iniciado el capítulo.

Una voz dijo: Clama. Entonces él respondió: ¿Qué he de clamar? Toda carne es hierba, y todo su esplendor es como flor del campo. Sécase la hierba, marchítase la flor cuando el aliento del Señor sopla sobre ella; en verdad el pueblo es hierba. Sécase la hierba, marchítase la flor,
mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre.

Isaías 40:6-8 (LBLA

Parece que hay un contagio que va de ‘una voz’ a la experiencia del oyente de su grito. Aquí, el pronombre de primera persona del singular ‘yo’ representa a ese oyente.

Es decir, la voz incita a alguien, o posiblemente a un grupo de personas, a una acción que consiste en hacer suyo el mensaje declarado por la voz. Lo vemos en la ráfaga de imperativos que rodean el grito de la voz, mandatos que dan cuerpo al simple mandato de gritar.

También lo vemos en un versículo como el de Isaías 58.1:

Clama a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta, declara a mi pueblo su transgresión y a la casa de Jacob sus pecados.

Isaías 58:1 (LBLA)

No es difícil conjeturar que esta voz anónima está convocando a un profeta, a un grupo de profetas, o incluso a un remanente de dentro de Israel a alguna acción frente a Israel mismo. Y que ese profeta, esos profetas o ese Israel-dentro-de-Israel se unen de algún modo a la voz en ese encargo.

¿Pero qué hay de la voz anónima en sí misma?

Podemos encontrar alguna pista sobre la identidad de la voz en la visión programática de Isaías en el capítulo 6. Por ‘programática’ quiero decir que el breve pasaje al que me he referido instala la agenda o establece el programa del libro en su conjunto. Sus temas, incluso sus detalles, se repiten al ser retomados y desarrollados en diferentes momentos. Esto sitúa la visión del salón del trono de Isaías bajo una luz distinta, pues parece que los acontecimientos y las palabras de esa experiencia constituyen el núcleo generador del mensaje isaístico.

En el año de la muerte del rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y la orla de su manto llenaba el templo. Por encima de Él había serafines; cada uno tenía seis alas: con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies y con dos volaban. Y el uno al otro daba voces, diciendo: “Santo, Santo, Santo, es el Señor de los ejércitos, llena está toda la tierra de su gloria”. Y se estremecieron los cimientos de los umbrales a la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo. Entonces dije: “¡Ay de mí! Porque perdido estoy, pues soy hombre de labios inmundos y en medio de un pueblo de labios inmundos habito, porque han visto mis ojos al Rey, el Señor de los ejércitos”.

Isaías 6:1-5 (LBLA)

Según todos los indicios, los serafines son seres majestuosos. Su ángulo de visión sobre toda la tierra y los efectos de su voz sobre las grandes estructuras lo dicen, por no hablar de su proximidad a YHVH. Su nombre parece provenir del verbo ‘quemar’, por lo que podríamos pensar en criaturas ardientes y resplandecientes.

Se parecen en varios aspectos a la voz anónima de Isaías 40, pues nunca se les identifica en detalle; están profundamente alineados con la presencia y el propósito de YHVH; y gritan una verdad fundamental y trascendente que no es del todo reconocible por los mortales aparte de su instrucción.

¿Podría ser que estos serafines -o, mejor, uno de ellos- sean los dueños de la voz anónima del comienzo del capítulo 40?

Hay que admitir que en la visión de la sala del trono del capítulo 6, el propio YHVH hace una declaración, y con un mensaje distinto, al profeta Isaías.

Y oí la voz del Señor que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí: Heme aquí; envíame a mí. Y Él dijo: “Ve, y di a este pueblo: «Escuchad bien, pero no entendáis;
mirad bien, pero no comprendáis». Haz insensible el corazón de este pueblo, endurece sus oídos,
y nubla sus ojos, no sea que vea con sus ojos, y oiga con sus oídos, y entienda con su corazón,
y se arrepienta y sea curado”. 

Isaías 6:8-10 (LBLA)

Sin embargo, YHVH habla en lugar de gritar, al igual que parece ser el caso en el capítulo 40, donde YHVH habla pero la voz grita.

Parece que la mejor interpretación que podemos hacer de este texto es que la voz no identificada, tanto en el encargo del profeta Isaías del capítulo 6 como en la convocación del capítulo 40 a un grupo de declarantes, es la de un consejo celestial representado por los serafines. De hecho, esta interpretación puede ser corroborada por la inusual primera persona del plural de la notable deliberación de YHVH en el capítulo seis:

Y oí la voz del Señor que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí: Heme aquí; envíame a mí.

Isaías 6:8 (LBLA)

Parece que en estos dos pasajes fundamentales del libro de Isaías, YHVH aparece en compañía de un consejo celestial. Desde esa ubicación social celestial, convoca a su(s) profeta(s) para declarar a Israel su destino. En el primer caso, el panorama es oscuro y premonitorio. En el segundo, es brillante y tan prometedor que sólo la conmovedora poesía del libro puede hacer que los corazones se levanten y se apoderen de éste.

Read Full Post »

Older Posts »