Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘texturas’

Solo hace falta una generación de confort para que un pueblo olvide que el mundo es peligroso.

Los hombres y mujeres que saben lo que es una mecedora están mal equipados para imaginar lobos. Somos capaces de hacerlo, por supuesto, cuando la adversidad nos presiona a actuar. Sin embargo, esa observación confirma que se requiere presión para que imaginemos la amenaza, y mucho menos para que nos levantemos contra ella arriesgando la vida, las extremidades y los cuerpos desgarrados.

En su brillante obra, Shepherds After my Own Heart: pastoral traditions and leadership in the Bible, Timothy S. Laniak sostiene que la función del pastor antiguo es algo distinto de lo que suponemos los modernos. Su esencia, persuade Laniak, era la de proteger y proveer al rebaño en un contexto lleno de escasez y peligro.

El romanticismo se desvanece rápidamente de la vocación y nos lleva de nuevo a la bendición aarónica. Cuando el sacerdote habla en voz alta sobre el pueblo, con la esperanza de que YHVH esté escuchando y se preste al consejo, desarrolla lo que significa para la deidad bendecir a su pueblo pactado al instar a …

Que el Señor te guarde…

Números 6:24 (LBLA)

En muchos contextos, la traducción más robusta y quizás precisa no sería ‘mantener’, sino ‘guardar’ o ‘proteger’. El hecho de que palabras menos activas se hayan convertido en la traducción convencional se debe quizá más a su recitación en entornos litúrgicos seguros que a la dinámica lingüística de la propia palabra hebrea y al entorno salvaje decididamente inseguro en el que los artesanos literarios de la Torá han situado su establecimiento.

Si uno elige vivir dentro de la historia bíblica como la historia más competentemente contextualizada de todas las que tenemos a nuestra disposición en nuestro tiempo, entonces uno debería tener los ojos bien abiertos respecto a esa autoinserción. Es un mundo peligroso el que se elige, con un argumento de lo más peligroso. La muerte y la calamidad estallan con una regularidad inquietante, a veces por la espada del propio enemigo, a veces por la perfidia del propio hermano, y ocasionalmente por el fuego que emana del propio Dios al que uno ha pactado seguir en el desierto.

El sacerdote no era tonto cuando entonaba diariamente sobre su pueblo…

Que el Señor te bendiga… y te proteja… 

Puede que en ese momento se haya erigido como el mayor guerrero de Israel.

Aunque hay que admitir que tal bendición divina habría sido rica, su alternativa era demasiado terrible de contemplar.

Advertisement

Read Full Post »

Una ráfaga de luz interrumpe la rigurosa monotonía del manual sacerdotal cuando el capítulo seis de Números llega a su fin.

El Señor instruye a Moisés para que entrene a Aarón y a las nuevas generaciones de hijos aarónicas para que bendigan a Israel hablándoles cosas buenas en presencia de YHVH.

El lenguaje de la bendición es uno de los más ricos en dialectos del material bíblico. Su eco perdura en nuestra referencia a las ‘bendiciones materiales’. Aunque líneas enteras de cursilería religiosa han adoptado la palabra para promover el recuerdo, la noción en sí misma está impregnada de una vigorosa aplicación de la voluntad a la conformación de la experiencia humana.

Bendecir a alguien es desearle sólo lo mejor que pueda ocurrirle y ponerse a su disposición para la realización de lo deseado. Bendecir es más concreto que abstracto y, por tanto, suele implicar la expresión de la propia buena voluntad. Los ojos se encuentran, a veces el aliento del orador calienta la mejilla del oyente, a menudo la mano toca el hombro si no hay abrazo.

La narración bíblica enriquece el contexto al presentar a un YHVH atento al oír la declaración del orador, garante y Realizador de las cosas buenas que se desean.

Bendecir es audaz, pues qué frágil orador puede reordenar o reconstruir la vida y el entorno de un amigo. Es imposible o, al menos, improbable, por lo que la persona que bendice se ofrece a sí misma para situarse activamente en la brecha que separa la pobreza presente de la provisión que se desea, se busca, se persigue.

Bendecir también es aventurar la noción espiritualmente violenta de que los propios deseos se alinean con YHVH, que puede dar forma a las vidas, el futuro y el entorno, o -más inconveniente para las idolatrías que sirven al statu quo- que la bendición que uno pronuncia en voz alta puede mover el corazón y la mano de la deidad para que actúe para el bien y no para el mal cuando antes estaba inerte, ausente o adverso.

Esto es bendecir.

Es hablar de otras personas, afirmando con palabras, en primer lugar, un futuro que sólo existe en la mente poco iluminada de aquel que quiere cerrar los ojos con otro y desear cosas buenas en voz alta.

Read Full Post »

Los perfiles psicológicos modernos basados en el orden de nacimiento y el género tienen precedentes antiguos. El primogénito fue y sigue siendo una preocupación singular de muchas culturas. Quizás en ningún otro lugar el primogénito varón es objeto de una atención particular y a veces trágica que en la literatura bíblica de Israel.

Ningún autor vivo ha escrito de forma más convincente que Jon Levenson, de la Universidad de Harvard, sobre los misterios en los que se ve envuelto el primogénito bíblico sin elección propia, a menos que el agarre de un gemelo que es el segundo en el turno de nacimiento se tome como una autoafirmación consciente.

En una serie de ensayos y libros densamente repletos que sólo son accesibles para aquellos que llegan con hambre y sed de entender la compleja entrada de Levenson en un tema ya complicado, Levenson argumenta que el sacrificio de un hijo varón primogénito humano es anterior al permiso bíblico de sustituir un animal.

En cualquier caso, y siempre que se aborde esta literatura con una mente abierta, el sacrificio de un primogénito responde al requerimiento de un dios terriblemente exigente. De hecho, muchos modernos de tierna conciencia hablarían de una deidad malvada, el lado moral de un argumento en el que los estudiosos de la historia se refieren a la presencia ‘demóniaca’ de YHVH en las afueras y ocasionalmente en la calle mayor de la historia recordada de Israel.

Justo el tipo de sustitución que es común en la literatura que pretende expresar la realidad de la proximidad a YHVH ocurre en el capítulo tres del Levítico, donde Aarón -habiendo perdido a sus hijos primogénitos demasiado aventureros por una llama divina- recibe la orden de aceptar a los levitas como primogénitos de todo Israel. Estos levitas, una tribu entera de hijos sustitutos, trabajarían junto a Aarón durante los siglos venideros, facilitando el culto del tabernáculo que era la línea de vida de Israel hacia el Consumidor de sus primogénitos y el Sustentador de todos los demás.

YHVH reclama a estos levitas y los asigna a Aarón.

En este momento literario de consagración a una tarea singular, se podría suponer que los hombres levitas responden ‘nosotros’ a lo que parece una noble vocación. No pueden tener ninguna idea del privilegio y del coste que supondrá.

Quien dice ‘acepto’ nunca lo hace, sea profeta, novio o mesías. Es nuestra manera de confiarnos a la llamada particular de un dios exigente, que consume e ilumina con la misma llama divina.

Uno de los primeros escritores cristianos no tardó en llamar a Jesús el monogenes de su padre. Con esto, Juan y los que siguieron su instrucción apostólica probablemente no querían decir principalmente ‘unigénito’, aunque este lenguaje iba a enriquecer los credos que se prolongan sobre el material bíblico como una capa de nubes reflectantes. Más bien, es probable que el énfasis recayera en la elección por parte de Dios del nazareno por el que Juan se sentía tan particularmente querido.

También para éste, la condición de primogénito de YHVH significaría tanto el honor como el dolor incomprensible. En la Biblia, la muerte acecha al primogénito. Como lo hace YHVH.

Read Full Post »

Los últimos capítulos del libro del Levítico señalan las dos opciones fundamentales de Israel y sus consecuencias en términos de bendición y maldición de YHVH. Aquí todos los detalles de la legislación sacerdotal desaparecen, dejando a la vista sólo los rasgos más importantes del paisaje moral. Una elección para YHVH significa una decisión de vivir según sus juicios y estatutos. Su recompensa es su bendición en la forma más terrenal y satisfactoria. La elección contraria representa una decisión de vivir como todas las demás naciones, fuera de la relación exclusiva y pactada que desea YHVH. Se nos dice que esto traerá consigo una maldición desgastante para el pueblo.

Sin embargo, el resuelto dualismo de las opciones de Israel y su destino no son precisamente simétricos. La tenaz fidelidad de YHVH excluye cualquier campo de juego mecanicista y nivelado, cualquier noción de que la desnuda voluntad humana fuera la única variable en juego.

Porque la tierra será abandonada por ellos, y gozará de sus días de reposo mientras quede desolada con su ausencia. Entretanto, ellos pagarán su iniquidad, porque despreciaron mis ordenanzas y su alma aborreció mis estatutos. Sin embargo, a pesar de esto, cuando estén en la tierra de sus enemigos no los desecharé ni los aborreceré tanto como para destruirlos, quebrantando mi pacto con ellos, porque yo soy el Señor su Dios,sino que por ellos me acordaré del pacto con sus antepasados, que yo saqué de la tierra de Egipto a la vista de las naciones, para ser su Dios. Yo soy el Señor.

Levítico 26:43-45 (LBLA)

A lo largo del corpus levítico, la expresión ‘porque yo soy YHVH su (vuestro) Dios’ sirve como una especie de signo de exclamación. La naturaleza de YHVH, su carácter, incluso su personalidad, se erigen en la base de todo lo que se declara sobre su mundo y el drama humano que tiene lugar en él.

Aquí su identidad autodeclarada subraya la imposibilidad de que la desobediencia nacional tenga la última palabra, sin paliativos. YHVH declara que, ante la rebelión de Israel y la consecuencia del exilio a una tierra extranjera, no los destruirá por completo.

El castigo será muy severo. Pero no será definitivo. El instinto de redención de YHVH, su determinación de rescatar, de crear un futuro donde no parece haber esperanza de uno, ganará la partida.

YHVH es un agente libre, un salvador asombrosamente temerario de su pueblo. La pulcritud moral huye ante su voluntad. Israel puede depender de esto, de hecho, sólo de esto. Las simetrías morales sólo traen la muerte. YHVH, por el contrario, se niega a pasar a la historia (tal como la hemos aprendido a llamar) como el dios que abandonó con toda justicia.

La justicia es su naturaleza, pero no lo controla.

Read Full Post »

En círculos alejados de esa visión de los asuntos humanos que es propia de las culturas del ‘honor-vergüenza’, un reflejo rápido y fácil prescinde de toda conversación para ayudar a un hombre a guardar las apariencias. Nos gusta la verdad, nos halagamos a nosotros mismos. Para nosotros, no se trata de esquivar los bordes afilados de la responsabilidad. Dejemos que las fichas caigan donde puedan y que las buenas personas que han caído en dificultades lo hagan con ellas.

Nuestro santo patrón es Adam Smith, nuestros diez mandamientos es el canon de Crown Financial, nuestra circuncisión es el evangelio sin deudas, nuestro día de reposo es el bien financiado 401(k). Conocemos nuestros marcadores de límites y vivimos por el orgullo que mantienen. La estrecha piedad que nos define con precisión dónde se encuentra la frontera entre la verdad y la palabrería, al mismo tiempo impulsa nuestro espíritu competitivo y alimenta la fabulosa meritocracia que diseñamos en nuestras mentes mientras la calamidad nos reserva el otro lado de la realidad.

El Levítico es a la vez más sutil y más inteligente, sobre todo cuando ofrece una vía para que el hermano que ha caído en la dificultad mantenga su dignidad. El mero hecho de que esto sea importante para el código levítico y no para nosotros debería acusarnos.

En caso de que un hermano tuyo empobrezca y sus medios para contigo decaigan, tú lo sustentarás como a un forastero o peregrino, para que viva contigo. No tomes interés y usura de él, mas teme a tu Dios, para que tu hermano viva contigo. No le darás tu dinero a interés, ni tus víveres a ganancia. Yo soy el Señor vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto para daros la tierra de Canaán y para ser vuestro Dios. Y si un hermano tuyo llega a ser tan pobre para contigo que se vende a ti, no lo someterás a trabajo de esclavo.Estará contigo como jornalero, como si fuera un peregrino; él servirá contigo hasta el año de jubileo.Entonces saldrá libre de ti, él y sus hijos con él, y volverá a su familia, para que pueda regresar a la propiedad de sus padres.Porque ellos son mis siervos, los cuales saqué de la tierra de Egipto; no serán vendidos en venta de esclavos.No te enseñorearás de él con severidad, más bien, teme a tu Dios.

Levítico 25:35-43 (LBLA)

El Levítico no conoce soluciones sencillas para el colapso económico. Su ética no depende de una concisa máxima que recoja la compleja realidad en su abrazo frío y simplificador.

Lo que entiende, aunque nosotros no lo hagamos, es el frágil valor de la dignidad del hermano. El Levítico contempla un Israel en el que se puede encontrar un espacio para que ese hombre salga de la vergüenza de la dependencia en una sociedad que ha desarrollado la habilidad de desviar la mirada en los momentos oportunos.

La misericordia está unida al trabajo respetable. Todo lo que podría exigirse se olvida en aras de restablecer los cimientos firmes de la propia familia. Se aprende a olvidar el momento vergonzoso. No se habla más de él.

Con el tiempo, el hombre y su familia se recuperan. La gente se olvida de hacer las preguntas difíciles de los años de vacas flacas, o simplemente decide no satisfacer su curiosidad a costa del hermano.

Un día el hermano volverá a ser fuerte. Tal vez uno de sus parientes caiga en dificultades y se encuentre trabajando en el campo de este hombre. Habrá trabajo para él. No se hablará mucho de ello.

Read Full Post »

Las mejores mentiras se disfrazan de verdades evidentes. Por ejemplo, las personas deben ser valoradas según su capacidad productiva.

El código de conducta de la emergente nación hebrea se opone a esta valoración pragmática en todo momento. Hay que venerar a los padres ancianos, que potencialmente son un lastre para el progreso. Un día a la semana se debe tirar al viento contra todo cálculo económico.

Cada uno de vosotros ha de reverenciar a su madre y a su padre. Y guardaréis mis días de reposo; yo soy el Señor vuestro Dios.

Levítico 19:3 (LBLA)

Ambas éticas legisladas requieren una elección. Uno decide invertir el amor, el tesoro y el tiempo de esta manera, confiando en que el resultado a largo plazo de una sociedad en la que los ancianos pueden envejecer sin tener que vigilar sus espaldas y los fuertes no tienen que preocuparse de que les maten trabajando, supera la ventaja a corto plazo de saltarse estas restricciones y, como decimos, ‘vamos, adelante’.

La salud, la tranquilidad, la vida, estas cosas están en este camino. Son escasas cuando nos hacemos a un lado.

YHVH lo avala. Pero incluso el interés propio, si se le puede persuadir para que amplíe su horizonte más allá de su miopía habitual, puede vislumbrar su promesa.

Todos, después de todo, envejecemos un día o morimos en el intento. Todos hemos sentido los latigazos del esfuerzo incesante.

La verdad tiene su lógica, aunque vaya en contra de los vientos dominantes. La mayor parte de lo que es bueno requiere inclinarse hacia la tormenta.

Read Full Post »

El intento de codificar las prescripciones levíticas según algún esquema lógico suele tropezar con la propia arbitrariedad de las distinciones consagradas en estas complejas directrices.

Al ‘distinguir’ -la palabra se repite- entre limpio e impuro, los sacerdotes parecen estar adiestrando a Israel en el arte de obedecer instrucciones inescrutables que les fueron entregadas por la enigmática deidad a la que los Salmos se refieren como ‘la del Sinaí’.

Se trata de un concepto muy poco moderno, que de hecho roza la sensibilidad de toda la conciencia posterior a la Ilustración, sobre todo la de Descartes, cuyo posicionamiento radical del yo pensante, razonador y sensorial en el centro de la realidad sigue vivo en un millón de imitaciones.

¿Qué se puede hacer con una religión tan intransigente? ¿Cómo puede uno respetarse a sí mismo cuando las razones de la práctica diaria a la que uno se compromete quedan tan a menudo envueltas en esa oscuridad que es la voluntad divina?

Consideremos a los hijos de Aarón.

Su fatal error religioso fue poco original. No inventaron una nueva religión, una nueva concepción de la persona divina. Ni mucho menos.

Al darse cuenta de la potencia de la presencia divina, del poder de la adoración, tomaron el asunto en sus manos. El texto, taciturno cuando se trata de realidades espirituales, sólo nos dice que ofrecieron fuego “extraño” ante el Señor.

Con vívida justicia poética, un fuego sale del Señor para consumirlos.

Qué completamente no occidental es este reconocimiento del poder divino en tal encuentro espiritual. El texto no parece coquetear con el reduccionismo que podría emplear un análisis sociológico metaforizado de la rebelión contra la autoridad mosaica/aarónica. Más bien aparece la observación ingenua del poder reaccionando contra el reflejo humano de tomar el control de la fuerza espiritual con motivos interesados, el tipo de franqueza que caracteriza a la mayoría de la humanidad actual cuando habla o piensa en las realidades espirituales.

El texto bíblico borraría nuestra distinción entre lo arbitrario y lo real. Si se acepta la invitación a entrar en el mundo conceptual de la Biblia, el penúltimo papel del análisis crítico se convierte en un hecho, un sometimiento del alma humana que la mente occidental encuentra grotesco. Las cosas más fundamentales de la realidad creada, se nos invita a considerar, permanecen arbitrarias en la interfaz con el encuentro humano.

El fuego debe ofrecerse de esta manera, no de aquella. Al violarse esta prohibición, el fuego divino no se convierte en una herramienta en manos de los innovadores, sino en una llama consumidora que apaga a los que optan por el camino más fácil del mando y control.

Read Full Post »

Cuando podríamos haber esperado la ira paterna o la furia rebelde o el aullido más fuerte del dolor, Aarón sólo nos da el silencio. Es una quietud enigmática, incluso misteriosa. Tras la ejecución sumaria por parte de YHVH de sus hijos Nadab y Abiú por la ofensa de ofrecer ‘fuego extraño’ no solicitado en el altar de YHVH, la quietud de Aarón es susceptible de más de una interpretación:

Nadab y Abiú, hijos de Aarón, tomaron sus respectivos incensarios, y después de poner fuego en ellos y echar incienso sobre él, ofrecieron delante del Señor fuego extraño, que Él no les había ordenado. Y de la presencia del Señor salió fuego que los consumió, y murieron delante del Señor. Entonces Moisés dijo a Aarón: Esto es lo que el Señor habló, diciendo:
«Como santo seré tratado 
por los que se acercan a mí, 
y en presencia de todo el pueblo 
seré honrado». 
Aarón guardó silencio.

Levítico 10:1-3 (LBLA)

Tal vez el silencio de Aarón habla de su resignación ante la respuesta judicial de YHVH a la innovación de sus hijos. Su boca cerrada puede incluso representar la aprobación a la circunstancia, un reconocimiento tácito de que la muerte de los religiosos imprudentes -aunque sean de carne y hueso- es justa y apropiada.

Por otra parte, la negativa de Aarón a asumir alguna de las ruidosas prerrogativas del duelo puede señalar que su percepción de los acontecimientos nada contra la corriente del texto. Desde este punto de vista, la idoneidad del programa de YHVH y de Moisés -pues ambos no pueden separarse- no es evidente y quizá incluso sea digna de sospecha. Aquí, Aarón guarda silencio porque no puede dar su ‘¡Amén!’ a la interpretación de Moisés de las palabras anteriores de YHVH sobre ser santificado y glorificado ‘por los que están cerca de mí’.

Tal vez para Aarón las buenas intenciones de los sacerdotes en servicio deberían tener un poco de flexibilidad cuando las cosas van mal. El silencio de Aarón puede hablar en voz alta de una emoción tumultuosa que no excluye un enfurecimiento ante la dureza letal de YHVH.

Una interpretación que va en esta dirección me parece que capta la declaración, de otro modo innecesario, de que ‘Aarón permaneció en silencio’. Aarón está luchando. Aarón está perturbado. Aarón ve la luz al final del túnel entre la forma de Moisés de seguir al Dios en el Sinaí y la suya propia.

Si esto es correcto, el texto se pone claramente del lado de Moisés. De hecho, el silencio de Aarón se convierte en algo así como una acusación.

Haciendo frente a las actitudes casuales hacia la adoración, el libro del Levítico desarrolla un argumento de varios niveles para la precisión en el seguimiento de las prescripciones litúrgicas de YHVH. En estas instrucciones para el sacrificio hay poco espacio para la espontaneidad. La sinceridad del adorador no emerge como lo principal. La repetida expresión ‘tal como lo ordenó YHVH’ se encarga de ello.

Es bueno que el lector reflexione sobre el abismo que hay entre esa visión de la adoración y las que prevalecen en nuestros tiempos. A la luz de tales exigencias, una respuesta aarónica -silencio indignado- es una opción clara. El texto bíblico sugiere que no es la adecuada. Se podría comenzar, entonces, sometiendo el ídolo de la autoexpresión a un análisis cuidadoso. ¿Se trata realmente de mi sinceridad ante Dios? O acaso hay un axioma previo, uno que es reconocible a la luz del texto del Levítico como una preocupación por hacer ‘exactamente lo que YHVH ha ordenado’.

Aunque este replanteamiento podría frenar la mayor parte de lo que hacemos hoy en la adoración colectiva, es poco probable que la pausa nos perjudique. Al contrario, puede darnos tiempo para discernir en nuestra compañía el ocasional resplandor de un fuego extraño.

Read Full Post »

Es bueno atemperar la definición de tedio con humildad. A falta de esta disciplina, descartamos con demasiada rapidez como aburridos e irrelevantes aspectos de la realidad que desde otros ángulos pueden parecer apasionantes y pertinentes.

O, al menos, dignos.

En los últimos capítulos del Éxodo, el texto se deleita en los detalles descriptivos. Al relatar los elementos de la liturgia, se convierte en algo muy parecido a un manual técnico. Legiones de lectores, sin cuidado, saltan sobre esos pasajes como si sólo con vergüenza se pudiera reconocer que esas habitaciones sin aire son parte de la casa.

A no ser que uno sea arquitecto, o artesano, o un hábil restaurador de cosas antiguas. O un cronista, o un especialista en las artes del culto, o un conservador de tesoros nacionales. O un judío que se aferra con determinación a cualquier cosa que hable de los mejores días de su pueblo.

Entonces, de repente, el tedio de un lector ocasional ante estas líneas inflexibles se ve como lo que es: la miopía que proviene de mucho refugio, de muy poca curiosidad o de la arrogancia de la relevancia.

Cuando uno ha vivido un drama muy profundo, cada muestra de la batalla se convierte en un icono, en una memoria, en un elemento atesorado del propio legado.

Uno no se apresura a saltar por encima de esas cosas, a superarlas, a pasar a lo realmente interesante. Es como descuidar la tumba de la abuela porque no era bailarina.

Read Full Post »

La Biblia hebrea es moderada en asignaciones de sabiduría. La ‘sabiduría’, tal vez la virtud más pulida de la Biblia, es difícil de conseguir.

De hecho, es el anciano, más que el joven, el que adquiere la sabiduría, precisamente porque lleva mucho tiempo en su formación. Si la sabiduría es una virtud pulida, es porque ha estado en contacto con innumerables objetos, no todos ellos lisos.

Los sabios de Israel son una de sus partes más veneradas. 

Los reyes pueden gobernar, los profetas declamar, los jóvenes ganar la gloria en la batalla. Sin embargo, son los sabios los que distribuyen el discernimiento en el día a día, aquellos consejeros más pragmáticos que han cocido lo suficiente en el ‘temor del Señor’ como para tener un corazón blando para el entendimiento. Cuando los judíos de Levante Mediterráneo se encontraron con la calamidad a los 70 y 135 años de la era actual, fueron los sabios de Israel -no sus reyes y profetas- quienes rehicieron el judaísmo. La resurrección, al parecer, se manifiesta a veces con voces suaves y bien estudiadas.

Por ello, la descripción que hace la Biblia de los primeros artesanos de Israel nos produce cierto asombro. Bezalel y Oholiab, maestros artesanos a los que se recurre cuando el tabernáculo de YHVH y sus instrumentos se convierten en un asunto apremiante de la presencia divina en los capítulos 35 y 36 del Éxodo, se presentan ya en el capítulo 31 con un uso profuso del vocabulario reservado normalmente a los sabios religiosos y filosóficos de Israel. De hecho, estos hombres se ven envueltos en el dialecto de la revelación cuando el Señor describe sus cualidades a Moisés:

Mira, he llamado por nombre a Bezaleel, hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá. Y lo he llenado del Espíritu de Dios en sabiduría, en inteligencia, en conocimiento y en toda clase de arte,para elaborar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce, y en el labrado de piedras para engaste, y en el tallado de madera; a fin de que trabaje en toda clase de labor. Mira, yo mismo he nombrado con él a Aholiab, hijo de Ahisamac, de la tribu de Dan; y en el corazón de todos los que son hábiles he puesto habilidad a fin de que hagan todo lo que te he mandado:la tienda de reunión, el arca del testimonio, el propiciatorio sobre ella y todo el mobiliario del tabernáculo; también la mesa y sus utensilios, el candelabro de oro puro con todos sus utensilios y el altar del incienso;el altar del holocausto también con todos sus utensilios y la pila con su base;asimismo las vestiduras tejidas, las vestiduras sagradas para el sacerdote Aarón y las vestiduras de sus hijos, para ministrar como sacerdotes; también el aceite de la unción, y el incienso aromático para el lugar santo. Los harán conforme a todo lo que te he mandado.

Éxodo 31:2-11 (LBLA)

Dado que el corazón religioso a menudo privilegia una franja demasiado estrecha de esfuerzos humanos como la realización de una convocatoria divina, este pasaje merece una lectura cuidadosa, al igual que su elaboración en los capítulos 35 y 36.

Bezalel y Oholiab, por lo demás extraños a la deidad religiosa, merecen ser rehabilitados como sabios mosaicos de una clase. El propio espíritu de YHVH, que se respiraba en ellos y en su gremio, es el responsable de la gloria perdurable de su trabajo, una valoración que los eleva en lugar de disminuirlos como practicantes divinamente equipados.

La presencia divina, al parecer, si el lector se sumerge sin reservas en el flujo narrativo, tiene preferencia por las cosas bellas. El arte y la artesanía aparecen no sólo como siervos de Dios ofrecidos con un toque reverencial de estilo. Son dadas por el propio Creador con intenciones doxológicas.

YHVH con nosotros, se supone que instruyó Moisés al pueblo, es debidamente reverenciado por el oro, la púrpura, la acacia y los conocimientos humanos que permiten al ojo excepcional prever la alabanza en la gema, el metal, la madera y la tela. Al eliminar las barreras estéticas que impiden a los ojos inferiores ver bien, nos invitan a vislumbrar, a detenernos, a reverenciar y a alabar a Aquel cuyo espíritu se gloría y se honra con lo que es bello.

Read Full Post »

Older Posts »