Feeds:
Posts
Comments

Archive for March, 2009

La realidad de la violencia figura en la historia redentora como consecuencia de la resistencia de las naciones a la determinación de YHVH de llevar justicia y salvación a su mundo. Las buenas intenciones y aspiraciones idealistas de la humanidad no son suficientes para borrar la trágica realidad, que la voluntad de YHVH y la voluntad de los seres humanos generalmente entran en un inevitable conflicto.

Acercándonos al libro de Isaías podemos observar que todas las naciones pueden anticipar y disfrutar de la bendición de YHVH sometiéndose a lo que Isaías titula su consejo. Pero la triste realidad es que no todas las naciones están preparadas para aceptar una posición que resulta dependiente, secundaria. Para estas, YHVH se convierte en un Dios Guerrero. Las imágenes que interpretan esta situación no son en nada atractivas (a menos que uno sufra inocentemente a manos de los opositores de YHVH…).

¿Quién es este que viene de Edom,
desde Bosra, vestido de púrpura?
¿Quién es este de espléndido ropaje,
que avanza con fuerza arrolladora?

«Soy yo, el que habla con justicia,
el que tiene poder para salvar.»

¿Por qué están rojos tus vestidos,
como los del que pisa las uvas en el lagar?

«He pisado el lagar yo solo;
ninguno de los pueblos estuvo conmigo.
Los he pisoteado en mi enojo;
los he aplastado en mi ira.
Su sangre salpicó mis vestidos,
y me manché toda la ropa.
¡Ya tengo planeado el día de la venganza!
¡El año de mi redención ha llegado!
Miré, pero no hubo quien me ayudara,
me asombró que nadie me diera apoyo.
Mi propio brazo me dio la victoria;
¡mi propia ira me sostuvo!
En mi enojo pisoteé a los pueblos,
y los embriagué con la copa de mi ira;
¡hice correr su sangre sobre la tierra!»

El texto en Isaías expresa el asombro divino al descubrir que no hay seres humanos dispuestos a entrar a la batalla con él. Él, YHVH, entra totalmente solo al campo de batalla y no por eso resulta imparable. La trágica historia de la humanidad se vislumbra a la sombra de su total ausencia en la acción guerrera de un Dios dispuesto a combatir la resistencia de las naciones contra su justicia. Hubiera sido apropiado que le acompañara un vasto ejército de hombres de guerra justos y capaces para la batalla. Pero no hay nadie.

Advertisements

Read Full Post »

It might not be commonly agreed that a life accompanied by the biblical text is likely to be a life that grows towards a quiet courage. That does not make the observation less true.

The courage that Jesus inspires does not often call attention to itself. For good reason does the apostle refer to it and to other aspects of Christian maturity in terms of fruit. A slow-growing, non-dramatic but eminently harvestable product captures the phenomenon as well as an image could. (more…)

Read Full Post »

Debió haber sido uno de los momentos más fascinantes de su vida.

Jesús, regresa de nuevo al pueblo galileo donde se crió, recibe el honor de proclamar en alta voz la lectura profética asignada a ese día. Se le presenta el capítulo sesenta y uno de Isaías, con todos sus pronombres enigmáticos.

Jesús realiza el acto con la debida solemnidad:

Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor. Y enseñaba en las sinagogas de ellos, y era glorificado por todos. Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer. Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos; A predicar el año agradable del Señor. Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él. Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros.

Aún si la descripción de los hechos de este ungido de YHVH se asemeja a los hechos asombrosos de Jesús en su trato con los más necesitados de su pueblo, no se le habría ocurrido a nadie descubrir en él la alusión poética de Isaías, un ‘yo’ personificado, una insinuación que apuntase al predicador de Nazaret.

El texto del profeta perfila un personaje cuyas acciones alegrarán a los desconsolados, restaurarán a los caídos y regocijaran a los enlutados. El problema existe en que el texto se rehúsa a identificar a esa persona. Se crea un anhelo por lo que hará sin fomentar el quien es. Ante semejantes circunstancias, el texto yace como suelo fértil esperando la confluencia apropiada de elementos que le permitan germinar y crecer. Todo es posible, sin embargo, queda la interrogante de si realmente algo importante ocurrirá.

Jesús llena este vacío interpretativo con su sola presencia. El ‘yo’ de Isaías soy yo, pretende él sugerir. La crónica de este personaje redentor y restaurador tiene en él su referente.

Esta identificación resulta escandalosa debido a la simple cotidianidad del trato de Jesús con los suyos. Ante la grandeza del texto, Jesús queda pequeño ante los ojos de sus vecinos.

No reconocerían su error hasta exponerse al creciente gozo de ‘Sión’, ante la presencia e intervención del hijo de Nazaret prodigiosamente grande en el testimonio indiscutible que los cojos andan, los ciegos ven y los mudos cantan ruidosamente por las calles.

Read Full Post »

An economy and society motivated by unmitigated greed are unlikely to reflect YHWH’s intentions on earth.

There is no straight line from a statement like this to a concrete political philosophy. Among the variables figure prominently the mechanisms or means that are most promising as mitigators or orientors of greed. The self-interested vice is not soon to disappear. Any realistic set of political or economic notions must have a plan for managing it.

The Israelite legislation preserved in the book of Deuteronomy is persuaded that the proto-Israelites’ bitter experience of slavery in Egypt must exert a powerful influence upon the construction of a new life in the land that YHWH is about to place into the stewardship of the children of the fathers he has chosen. (more…)

Read Full Post »

The most memorable dining experience of my life took place in Londrina, Brazil, among a party of twenty friends at one of that South American country’s famed churrascarías. The longing for a repeat performance has lingered in a modest, back-stage sort of way ever since.

With First Son home from his Seattle university, it seemed just the moment. Our party of four first sought out the somewhat budget-priced Brazilian Grill on the Circle City’s north side. FInding only indications that the Grill had gone out of business, I did what any self-respecting, red-meat-craving male with a car full of passengers would have done in my place: turned the Passat’s nose in the direction of downtown’s Fogo de Chao and pushed the pedal. (more…)

Read Full Post »

El capítulo 59 de Isaías es un extenso lamento sobre la situación precaria del pueblo del Retorno de Babilonia. Esta comunidad judía, reconstruida sobre las cenizas de Jerusalén, se estableció con grandes expectativas que se vieron fueron frustradas por el desenlace final que sufrieron.

Mostrando amplias conexiones con los salmos de lamento, los 21 versos de este capítulo ofrecen no solo una diagnosis de la situación, sino el origen mismo de su ruina, la poca fidelidad del pueblo.

De manera impactante, aparecen no menos de siete negaciones. Así se articula una retórica tendiente a detallar lo vacío de la experiencia de este pueblo. Si bien acostumbramos a definir las situaciones en términos de lo que existe, el profeta aquí demuestra que hay momentos cuando los vocablos más pertinentes identifican aquellos elementos que son ausentes

No hay quien clame por la justiciani quien juzgue por la verdad; confían en vanidad, y hablan vanidades; conciben maldades, y dan a luz iniquidad … No conocieron camino de paz, ni hay justicia en sus caminos; sus veredas son torcidas; cualquiera que por ellas fuere, no conocerá paz … Palpamos la pared como ciegos, y andamos a tientas como sin ojos; tropezamos a mediodía como de noche; estamos en lugares oscuros como muertos … Gruñimos como osos todos nosotros, y gemimos lastimeramente como palomas; esperamos justicia, y no la hay; salvación, y se alejó de nosotros … Y la verdad fue detenida, y el que se apartó del mal fue puesto en prisión; y lo vio Jehová, y desagradó a sus ojos, porque pereció el derecho … Y vio que no había hombre, y se maravilló que no hubiera quien se interpusiese; y lo salvó su brazo, y le afirmó su misma justicia.

El uso insistente de la palabra hebrea de negación ‘eyn no es casual. Este monosílabo viene siendo la columna vertebral del pasaje en términos retóricos. Cada una de las ocho veces que esta palabra ocurre, insiste en que lo falta es justicia y agentes humanos que la declaren y la promuevan.

Ante el abismo de ausencia que el profeta perfila, la justicia habiendo huido y sin hombres que la restauren en el seno de la comunidad, no hay esperanza ni remedio. A menos que el pacto que YHVH estableció con los padres sea capaz de llenar este este vacío letal.

Read Full Post »

The book of Deuteronomy’s discourse on worship is so focussed on the requirement of offering cultic service exclusively in the place that YHWH will choose for his name to dwell that it is easy to overlook the joyful character of worship itself. Strict limitation, after all, does not usually evoke notions of gladness.

Yet enmeshed in the long, complex sentences about the sacrificial cult comes—recurrently—the observation that the people are to rejoice in its moment:

And you shall eat there in the presence of the LORD your God, you and your households together, rejoicing in all the undertakings in which the LORD your God has blessed youAnd you shall rejoice before the LORD your God, you together with your sons and your daughters, your male and female slaves, and the Levites who reside in your towns (since they have no allotment or inheritance with you) … these you shall eat in the presence of the LORD your God at the place that the LORD your God will choose, you together with your son and your daughter, your male and female slaves, and the Levites resident in your towns, rejoicing in the presence of the LORD your God in all your undertakings.

Cultic presentation and cultic feasting, in the view of this fifth book of Torah, are to be occasions for that lightness of heart that interrupts the wearying burden of ordinary cares as one seeks proximity to the Lord. Indeed, the precision with which Moses’ rhetoric in Deuteronomy guides the people away from the sexually charged cultic practices of ‘the nations’ and towards the centralized practice for which the book of Deuteronomy is rightly famous or notorious seems intended in part to safeguard the pristine purity of liturgical joy.

Not unexpectedly, the psalms take up this same topic of joyful proximity to YHWH, albeit somewhat divested of its cultic context. In the seventieth psalm, a poet so hard pressed that he is doomed unless YHWH quickens his pace and hurries to save him delivers himself of the literary dualism:

Let those be put to shame and confusion
who seek my life.
Let those be turned back and brought to dishonor
who desire to hurt me.
Let those who say, “Aha, Aha!”
turn back because of their shame.
 
Let all who seek you
rejoice and be glad in you.

Let those who love your salvation
say evermore, “God is great!”

In a literature that so hardily acquaints itself with all that is dark, that does not avert its gaze from life’s deep and persistent sorrow, it is remarkable to discover that where YHWH is, there joy is to be found.

Read Full Post »

Older Posts »