Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘reflexión bíblica’

Los días oscuros antes de la destrucción de Israel por el poder de Asiria, dejaron a pocos intactos. Incluso los niños.

Luego el Señor me dijo: «Haz un letrero grande y escribe con claridad el siguiente nombre: Maher-salal-has-baz[a]». Les pedí al sacerdote Urías y a Zacarías, hijo de Jeberequías, ambos conocidos como hombres honrados, que fueran testigos de lo que yo hacía.

Después me acosté con mi esposa y ella quedó embarazada, y dio a luz un hijo. Y el Señor me dijo: «Ponle por nombre Maher-salal-has-baz. Pues antes de que este hijo tenga edad suficiente para decir “papá” o “mamá”, el rey de Asiria se llevará la abundancia de Damasco y las riquezas de Samaria». (Isaías 8:1-4).

Cuando el profeta fija este sobrenombre sombrío a su bebé, él señala la inminente destrucción de los vecinos amenazantes de Israel. El nombre significa  ‘Pronto al saquéo, rápido al botín ’. (more…)

Read Full Post »

Sería erróneo decir que las estructuras y patrones de culto y liturgia, carecen de valor en el legado de un profeta bíblico como en el caso de Isaías. De hecho, algunas de las expresiones más agitadas de parte del profeta respecto a la redención de YHWH de Israel prometen la  impactante integración al culto de los extranjeros y los mutilados, personajes que fueron convencionalmente excluidos.

Sin embargo, en el párrafo final del libro, YHWH parece completamente indiferente a digamos, un templo construido para su reposo. Él podría hacer por sí mismo mil de estos si el capricho lo empujara.

Jehová ha dicho: «El cielo es mi trono y la tierra el estrado de mis pies. ¿Dónde está la casa que me habréis de edificar? ¿Dónde el lugar de mi reposo?Mi mano hizo todas estas cosas, así todas ellas llegaron a ser», dice Jehová. «Pero yo miraré a aquel que es pobre y humilde de espíritu y que tiembla a mi palabra.» (Isaías 66:1–2 RVR95)

Cada vez que Isaías asalta la religión y su observancia litúrgica, lo hace por una de dos razones. O bien el profeta declara inútil el desempeño ritual en ausencia de una ética digna del pueblo de YHWH. O, por el contrario, está elevando algo de  mayor valor que la observancia cultual, por buena que ésta es. (more…)

Read Full Post »

Isaías no es tanto el heraldo de comienzos poco probables, como él es el profeta de re-ediciones poco prometedoras.

Su interés idiosincrásico no es la historia de los orígenes, pero más bien es la anticipación de las cosas muertas que surgen en silencio a la vida. En el capítulo 11 del libro que lleva su nombre, el profeta asume la destrucción de la monarquía davídica. Habiendo hecho esto, este oráculo convincente se remonta a Isaí, el padre de David, el antecedente pastoral de reyes y reinos. Es como si un nuevo comienzo requiriera una retirada radical al momento antes de que la larga trayectoria de la decepción israelita en sus reyes se hubiera disparado sobre su arco tortuoso.

Y brotará un retoño del tronco de Isaí, y un vástago de sus raíces dará fruto. Y reposará sobre El el Espíritu del Señor, espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor del Señor. Se deleitará en el temor del Señor, y no juzgará por lo que vean sus ojos, ni sentenciará por lo que oigan sus oídos; sino que juzgará al pobre con justicia, y fallará con equidad por los afligidos de la tierra; herirá la tierra con la vara de su boca, y con el soplo de sus labios matará al impío. La justicia será ceñidor de sus lomos, y la fidelidad ceñidor de su cintura. (Isaías 11:1-5 LBLA).

 

Este vástago sin nombre de la casa de Isaí emerge de un árbol muerto, cortado hasta el  tocón y dejado para pudrirse en medio del bosque de reinos que no funcionaron. (more…)

Read Full Post »

La historia, la genealogía y la confesión pueden ser falsificadas.

En su camino hacia una promesa profundamente conmovedora de  ‘nuevas cosas’ que serán a la vez redentoras y fáciles de recibir, el capítulo 48 del libro de Isaías profundiza en la pretensión de Israel/Judá. Aquí vemos  la lógica de  ‘refinar’  a este pueblo ‘en el horno de la aflicción’, ya que desde la perspectiva de Isaías sólo una nación humilde puede recibir el futuro de YHWH. E Israel no será humilde hasta que sea humillada.

Escuchen esto ustedes, los de la familia de Jacob, descendientes de Judá, que llevan el nombre de Israel; que juran en el nombre del Señor, e invocan al Dios de Israel, pero no con sinceridad ni justicia. Ustedes que se llaman ciudadanos de la ciudad santa  y confían en el Dios de Israel, cuyo nombre es el Señor Todopoderoso. (Isaías 48:1-2).

El pasaje comienza como si caminara hacia una declaración heroica. La identidad histórica de Jacob conduce a la nación a adularse por el nombre de ‘Israel’. Y probablemente debemos imaginar el detalle genealógico de la procreación cuando leemos que Jacob vino ‘de aguas de Judá´. Todo este legado se complementa con las actividades actuales de ‘jurar (juramento), por el nombre de YHWH y confesar (confesando) al Dios de Israel ´. (more…)

Read Full Post »

]En Isaías 56, YHWH se acerca hasta donde la gramática hebrea permite a nombrarse a sí mismo con un nuevo nombre.

Así dice el Señor omnipotente, el que reúne a los desterrados de Israel: «Reuniré a mi pueblo con otros pueblos, además de los que ya he reunido». (Isaías 56:8 NVI).

De hecho, casi se podía leer el prefacio de la declaración de YHWH como…

YHWH, el Recolector de los desterrados de Israel, declara…

Dos cosas se destacan. Primero, en mi lectura, este impulso de recolección no se registra como uno enmarca un acontecimiento que ocurrió una vez y puede o no puede volver a ocurrir. Más bien, parece que la sintaxis presenta a esta reunión de las hijas e hijos errantes de Israel, como algo casi intrínseco a la personalidad de YHWH. No sólo los reúne. Él es su Recolector. Una y otra vez. (more…)

Read Full Post »

Al profeta Isaías no se le puede atribuir la franquicia del uso de la terminología ‘buscar  de  Dios, pero para él, es natural el uso de estas expresiones. Es un dialecto que este profeta habla como su lengua materna. (more…)

Read Full Post »

A veces un profeta sólo se alza sobre sus retóricas ‘patas traseras para rugir.’

Las siete preguntas retóricas del Libro de Isaías en su capítulo cincuenta y ocho parecen calificar como rugido profético. (more…)

Read Full Post »

Un apodo puede ejercer más impacto en la vida de la persona que es llamada de esta nueva forma que, por medio de la utilización del nombre de pila.

Tu nombre puede ser Rafael, pero si los compañeros de cancha te llaman Chino, este último dice más acerca de su persona que su nombre de pila. (more…)

Read Full Post »

El número cuatro de los cuatro ‘cantos del siervo’ es el más oscuro de todos.

 Así dice el Señor: «A la madre de ustedes, yo la repudié; ¿dónde está el acta de        divorcio? ¿A cuál de mis acreedores los he vendido? Por causa de sus iniquidades, fueron ustedes vendidos; por las transgresiones de ustedes fue despedida su madre. ¿Por qué no había nadie cuando vine? ¿Por qué nadie respondió cuando llamé? ¿Tan corta es mi mano que no puede rescatar? ¿Me falta acaso fuerza para liberarlos? Yo seco el mar con una simple reprensión, y convierto los ríos en desierto; por falta de agua sus peces se pudren y se mueren de sed. A los cielos los revisto de tinieblas  y los cubro de ceniza».

El Señor omnipotente me ha concedido tener una lengua instruida, para sostener con mi palabra al fatigado. Todas las mañanas me despierta, y también me despierta el oído, para que escuche como los discípulos. El Señor omnipotente me ha abierto los oídos, y no he sido rebelde ni me he vuelto atrás. Ofrecí mi espalda a los que me golpeaban, mis mejillas a los que me arrancaban la barba; ante las burlas y los escupitajos no escondí mi rostro.

Por cuanto el Señor omnipotente me ayuda, no seré humillado. Por eso endurecí mi rostro como el pedernal, y sé que no seré avergonzado. Cercano está el que me justifica; ¿quién entonces contenderá conmigo? ¡Comparezcamos juntos! ¿Quién es mi acusador? ¡Que se me enfrente!

¡El Señor omnipotente es quien me ayuda! ¿Quién me condenará? Todos ellos se gastarán; como a la ropa, la polilla se los comerá.

¿Quién entre ustedes teme al Señor y obedece la voz de su siervo? Aunque camine en la      oscuridad,  y sin un rayo de luz, que confíe en el nombre del Señor y dependa de su Dios.

Pero ustedes que encienden fuegos  y preparan antorchas encendidas, caminen a la luz de su propio fuego  y de las antorchas que han encendido. Esto es lo que ustedes recibirán de mi mano: en medio de tormentos quedarán tendidos (N.V.I.).

Podemos destacar dos aspectos  importantes—o  conectores—los cuales evidencian cómo esta ‘canción’ toma su lugar como un elemente que se dirige al dilema de Israel/Judá. (more…)

Read Full Post »

Cuando pasamos por encima del umbral en  Isaías 42, nos encontramos por primera vez al enigmático ‘siervo del Señor’. Aunque para el lector de Isaías éste tiene una semejanza familiar. Esto debido a lo que se dice del siervo conlleva algunos ecos, pensamientos y un lenguaje particular que ha demostrado ser importantes para el libro a largo de los  cuarenta y un capítulos que nos conducen con este primer encuentro inmediato. (more…)

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »