Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘Salmo 89’

El Antiguo Testamento de la Biblia defiende lo que hoy llamamos “monoteísmo” mediante una pregunta.

“¿Quién como él?” y “¿Quién como tú?” son las propuestas retóricas que celebran la unicidad de YHVH o, más exactamente, su incomparabilidad.

Son preguntas fundacionales y, por tanto, generan preguntas corolarias que ahondan en la realidad que pretenden definir:

Porque, ¿quién en el firmamento se puede comparar al Señor? ¿Quién entre los hijos de los poderosos es como el Señor, Dios muy temido en el consejo de los santos, e imponente sobre todos los que están en su derredor? (Salmo 89:6–7 LBLA)

Frecuentemente, como en el Salmo 89, la incomparabilidad de YHVH se ve en su fidelidad. Podríamos decir, a riesgo de reducir una gran cualidad a una de sus partes constituyentes más pequeñas, en su fiabilidad.

Al igual que en esta celebración salmódica de las promesas de YHVH a David, en otros lugares y en otros tiempos se puede contar con que YHVH hará lo que ha dicho que hará. Se nos dice que ningún otro ser en ninguna parte -de hecho, aprendemos a proclamar el hecho, aunque sea a través del enigmático enunciado de una pregunta retórica- es tan fiel en seguir siendo la persona que ha declarado ser.

Se nos advierte que aprenderemos la fidelidad de YHVH en la violencia y en el caos:

Tú dominas la soberbia del mar;
cuando sus olas se levantan, tú las calmas.

Tú aplastaste a Rahab como a uno herido de muerte;
esparciste a tus enemigos con tu brazo poderoso.

Tuyos son los cielos, tuya también la tierra;
el mundo y todo lo que en él hay, tú lo fundaste.

Salmo 89:9-11 (LBLA)

Los acontecimientos que condujeron a la Pascua debieron poner a prueba el conocimiento que Jesús tenía de su Dios. Seguramente, los mares se habían crecido más allá de la contención, seguramente las olas ahora se elevan repentinamente donde las olas acrecientan.

Sin límite. Sin misericordia. Sin ninguna promesa fiable de que el tsunami del mal fuera a retroceder o, en caso de retroceder, a dejar algo más que muerte y escombros allí donde una pareja había celebrado sus 28 años o la risa de un niño había sonado recientemente.

Seguramente YHVH, como todos los demás antes y después, podría ser arrebatado. Por un precio. Por un poder mayor. O porque la violencia hace lo que la ruina quiere que haga, dejando a los dioses como patéticos espectadores en los que nunca deberíamos haber confiado en primer lugar.

Entonces, la Pascua. Él ha resucitado.

Las olas más terribles, calmadas y puestas en su sitio. El caos, en su mejor momento, aplastado.

Miy camoka, uno se pregunta entonces junto con el poeta hebreo:

¿Quién como tú? 

Read Full Post »