Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘Salmo 51’

A un hombre le duelen los huesos por la culpa que admite. Su corazón está destrozado.

Que los salmos presenten al rey David sabiendo esto, es más, que lo diga en primera persona, es un testimonio del genio perdurable y transparente del David bíblico. Incluso el rey -lector de la Torá, portavoz de la justicia- “se acercó a Betsabé”. ¿Hay alguien, se pregunta uno a la sombra de esto, que no haya tenido su Betsabé? ¿Hay alguien que no haya conocido la putrefacción de los huesos, el terror temeroso de un corazón aplastado?

El salmo cincuenta y uno indaga en las capas del conocimiento del hombre de su propio pecado. Estudia el temor de que Dios pueda apartar su rostro de tal pecador, encuentra el lenguaje para suplicar a la deidad, en cambio, que aparte su rostro de mis transgresiones. Es una exposición profundamente conmovedora de un hombre que ha sido captado por la cámara cuando no está en su mejor momento, una fotografía de un individuo que ha actuado como si estuviera impulsado por un deseo de muerte, azotado por la necesidad de perderlo todo.

Es el peor David. Sin embargo, en la extraña lógica de la gracia, es David en su mejor momento.

¿Cómo puede ser esto?

Todo el salmo ve el quebrantamiento humano no como un objeto digno de contemplación por sí mismo. No hay deleite en la depravación. De hecho, sólo el título del salmo -que suele reconocerse como una localización literaria tardía de un poema preexistente- nombra la violación. El propio salmista se refiere con un plural persistente a sus propios pecados, pero no los identifica para el lector, del que sin duda se espera que llene este recipiente genérico con los suyos.

Paradójicamente, la efusión visceral de la culpa que ocupa las líneas del salmo no hace sino construir la plataforma sobre la que el deprimido orador clama por la misericordia divina:

Ten piedad de mí, oh Dios, 
conforme a tu misericordia;
conforme a lo inmenso de tu compasión, 
borra mis transgresiones.
Lávame por completo de mi maldad,
y límpiame de mi pecado.

Salmo 51:1-2 (LBLA)

Al fin y al cabo, estas son las palabras iniciales del salmo. Sus últimas palabras son, igualmente, una súplica de misericordia. Todo depende de la capacidad y la voluntad de Dios de responder con ternura. El drama del poema gira en torno a la tensión creada por la suposición más amplia de que puede y quiere, por un lado, y por el otro, la sensación del propio salmista de que su propio fracaso podría ser demasiado profundo para ello.

Se trata de un drama profundamente humano, no de una obra de moralidad artificiosa. Es demasiado común a nuestra experiencia para publicarlo en algo que no sea una antología audaz como la de los salmos bíblicos. La parte más débil de la experiencia humana se pone en escena como si fuera -porque lo es- mucho más importante para la vida tal como la vivimos de lo que cualquiera de nosotros se preocupa por reconocer mientras otros escuchan.

El escritor siente que no hay nada bueno en él, ningún pretexto para seguir siendo útil en un escenario que requiere justicia y pensamiento correcto.

He aquí, yo nací en iniquidad,
y en pecado me concibió mi madre. 

Salmo 51:5 (LBLA)

No puede encontrar ningún lugar inocente en el que apoyarse, ningún momento anterior a su depravación confesada. Así que debe depender de la capacidad de Dios para crear algo puro y bueno donde sólo se ha agitado el caos:

Crea en mí un corazón limpio, oh Dios
 y pon un espíritu nuevo y recto dentro de mí.

La decisión de los traductores (NRSV) de “poner un espíritu nuevo y recto” en lugar del tradicional “renovar un espíritu recto” es un movimiento de discernimiento, ya que el contexto exige este matiz poco común del hebreo קדשׁ (chaddesh). En concordancia, el vocabulario suplica a Dios que haga valer su creatividad generadora sobre este hombre en el estado en que se encuentra. Es decir, sobre , en esta mugre en la que me encuentro.

La afirmación más sorprendente del salmo aparece en el verso 17 del texto español:

Los sacrificios de Dios son el espíritu contrito;
al corazón contrito y humillado, oh Dios, no despreciarás. 

Salmo 51:17 (LBLA)

Debe leerse lenta y repetidamente.

Si esta descripción de la realidad es factual, si es digna de confianza, entonces todo lo que creemos saber de Dios, todo lo que construye nuestra ciencia de la religión, se pone de cabeza.

Dios, según esta descripción, es entonces bueno, incluso mejor de lo que conocíamos. La podredumbre de los huesos es el precursor inmediato del incienso de la presencia de Dios, de hecho los aromas se mezclan en un abrazo olfativo. La gracia lo es todo.

Read Full Post »