Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘Isaías 19’

El profeta Isaías no inventó el lenguaje de la búsqueda de Dios, pero lo habla como su lengua materna.

Todo el asunto se degrada tan rápidamente en tópicos sin sentido que debemos apresurarnos a realizar alguna inspección más. Curiosamente, un oráculo contra Egipto puede ser el mejor lugar para empezar.

Entonces el espíritu de los egipcios se apocará dentro de ellos; confundiré sus planes, y ellos acudirán a los ídolos, a los espíritus de los muertos, a los médiums y a los espiritistas.

Isaías 19:3 (LBLA)

Las traducciones inglesas suelen utilizar el verbo to consult o to inquire of al traducir la palabra hebrea דרשׁ. Son traducciones adecuadas porque captan la realidad de que el sujeto necesita un conocimiento que espera que le llegue por revelación de alguna fuente religiosa externa. Consultar e inquirir son correctas hasta ese punto.

Sin embargo, en el discurso de Isaías, hay un movimiento asertivo, un empuje hacia, incluso una necesidad desesperada que falta en esa traducción inglesa. Curiosamente, el verbo buscar, que en los círculos religiosos de lengua inglesa se convierte tan perversamente en algo esotérico y contemplativo, parece mejor aquí. Connota que algo oculto es muy deseado y que requerirá algo de energía por parte de los que lo necesitan si es que van a poner las manos sobre él.

Si ese es el caso que exige una determinada traducción al inglés, ¿qué podemos decir del uso que hace Isaías de la expresión?

Antes de llegar al tipo de búsqueda que el profeta recomienda, debemos observar la forma irónica en que la búsqueda de la revelación es, de hecho, un ejercicio inútil. El discurso de Isaías considera que la búsqueda de fuentes espirituales distintas de Yahvé refleja una confusión, incluso una estupidez moral, que es lo contrario de la verdadera sabiduría. En Isaías 19.3, que es representativo de este diagnóstico, consultar o buscar los ídolos y las sombras, y los fantasmas y los espíritus familiares sucede porque los egipcios se han agotado en el espíritu y porque Yahvé ha confundido sus planes. Los sabios, los estables, los confiables no hacen este tipo de cosas. Los confundidos, como los egipcios condenados, por ejemplo, buscan la revelación religiosa en fuentes poco fiables.

No se trata de una sátira puntual. El libro de Isaías mantiene su crítica a este tipo particular de extravío. Desgraciadamente, no sólo los ignorantes egipcios son presa de esta locura (véase, sobre todo, Isaías 1.3). Israel/Judá también encuentra la luz del profeta con relación a su comportamiento:

Y cuando os digan: Consultad a los médiums y a los adivinos que susurran y murmuran, decid: ¿No debe un pueblo consultar a su Dios? ¿Acaso consultará a los muertos por los vivos? (Isaías 8:19 LBLA; los dos primeros ejemplos traducen XXX, el tercero hace que el verbo sea explícito en español, aunque sólo esté implícito en hebreo).

Pero el pueblo no ha vuelto a Aquel que los hirió, no han buscado al Señor de los ejércitos.

Isaías 9:13 (LBLA)

¡Ay de los que descienden a Egipto por ayuda! En los caballos buscan apoyo, y confían en los carros porque son muchos, y en los jinetes porque son muy fuertes, pero no miran al Santo de Israel, ni buscan al Señor.

Isaías 31:1 (LBLA)

Buscar en el lugar equivocado es un fracaso despreciable de la realidad. No buscar a YHVH probablemente viene a ser lo mismo; es decir, en Isaías probablemente denota no una falta de búsqueda en absoluto, sino más bien una búsqueda de otras fuentes en lugar de la única verdadera y fiable.

Si esta larga discusión sobre la falta de búsqueda sirve como una introducción adecuada al uso que hace Isaías del dialecto de examinar y buscar, pasemos a lo que significa para este profeta buscar bien. Como es lógico, la respuesta es matizada y variada. Después de todo, estamos leyendo el libro de Isaías, donde las cosas son sólo ocasionalmente complicadas, pero casi siempre complejas.

En primer lugar, descubrimos que buscar la justicia es un sinónimo discutible de buscar a YHVH.

Y cuando extendáis vuestras manos, esconderé mis ojos de vosotros; sí, aunque multipliquéis las oraciones, no escucharé. Vuestras manos están llenas de sangre. Lavaos, limpiaos, quitad la maldad de vuestras obras de delante de mis ojos; cesad de hacer el mal, aprended a hacer el bien, buscad la justicia, reprended al opresor, defended al huérfano, abogad por la viuda.

Isaías 1:15-17 (LBLA)

Se establecerá en la misericordia un trono, y en él se sentará con fidelidad, en la tienda de David,
un juez que busque lo justo y esté presto a la justicia.

Isaías 16:5 (LBLA)

De hecho, parece haber un reconocimiento explícito de que se puede fingir la búsqueda de YHVH, pasando por los movimientos religiosos sin que importe la pasión de YHVH por la justicia. No debemos pasar por alto que Isaías 58:2 juega satíricamente con dos actividades religiosas venerables -buscar a YHVH y deleitarse en sus caminos- que son magníficas cuando se dan en el contexto de vidas alineadas con los propósitos más amplios de YHVH, pero una abominación cuando se presentan por sí solas como una piedad superficial que se ha desbocado trágicamente.

Con todo me buscan día tras día y se deleitan en conocer mis caminos, como nación que hubiera hecho justicia, y no hubiera abandonado la ley de su Dios. Me piden juicios justos, se deleitan en la cercanía de Dios.

Isaías 58:2 (LBLA)

Sorprendentemente, Isaías no relega la búsqueda de la justicia a los márgenes esotéricos de la piedad, sino que la sitúa en el centro de las convicciones que definen la vida. Se puede argumentar que Isaías sostendría que buscar la justicia (משׁפט) es casi lo mismo que buscar a YHVH. La búsqueda puede comenzar en el barrio o en la corte donde los privilegiados se alinean contra los pobres indefensos o en el templo en las oraciones de la mañana, pero todo esto para Isaías está cortado de la misma tela. La reducción de cualquiera de ellos a una simple actuación religiosa hace que YHVH se disguste, se canse y se adolezca.

Finalmente, cuando nos abrimos paso entre los textos isaísticos que describen la búsqueda adecuada, descubrimos que esta búsqueda puede ser mediada. Descubrimos también que la gracia divina parece alcanzar y finalmente superar la actividad humana de búsqueda de YHVH.

En cuanto a la mediación, el ‘libro de YHVH’ aparece de una manera que sugiere que la búsqueda es, como mínimo, polifacética. Aparentemente, uno puede leer o escuchar su camino hacia la revelación de YHVH.

Buscad en el libro del Señor, y leed: Ninguno de ellos faltará, ninguno carecerá de su compañera.
Porque su boca lo ha mandado, y su Espíritu los ha reunido.

Isaías 34:16 (LBLA)

Y entonces, tal vez como no es de extrañar, a medida que uno se familiariza con la dinámica de la aceleración de la misericordia que se burla del lector que se atreve a seguir la larga marcha de este libro, encontramos que Israel/Judá y tal vez incluso las naciones gentiles receptivas no sólo buscan, sino que son buscadas por YHVH.

Acontecerá en aquel día que las naciones acudirán a la raíz de Isaí, que estará puesta como señal para los pueblos, y será gloriosa su morada.

Isaías 11:10 (LBLA)

Buscad al Señor mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cerca.

Isaías 55:6 (LBLA)

Y los llamarán: Pueblo Santo, redimidos del Señor. Y a ti te llamarán: Buscada, ciudad no abandonada. 

Isaías 62:12 (LBLA)

Me dejé buscar por los que no preguntaban por míme dejé hallar por los que no me buscaban. Dije: «Heme aquí, heme aquí», a una nación que no invocaba mi nombre.

Isaías 65:1 (LBLA)

Sarón será pastizal para ovejas, y el valle de Acor para lugar de descanso de vacas, para mi pueblo que me busca

Isaías 65:10 (LBLA)

Parece, pues, que buscar a YHVH, para este profeta, significa preocuparse y perseguir sus propósitos de una manera que excluye la revelación alternativa y abraza el cuidado de YHVH por el bienestar de la comunidad, especialmente por aquellos que se desechan en el ejercicio de la influencia y el poder. Es una actividad que se asocia fácilmente con la crisis de la comunidad, aunque probablemente no de forma exclusiva. En el esfuerzo, se descubre paradójicamente que buscar a YHVH es también descubrir que YHVH ‘busca de vuelta’ de una manera que relativiza los esfuerzos de Judá y los nuestros por descubrir y vivir en su propósito.

‘¿A quién vas a llamar?’ es una pregunta que podría haber sonado familiar a aquellos que caminaron al alcance de este profeta. Isaías podría incluso haberse contado entre los cazafantasmas a la hora de desacreditar la gama de opciones inútiles que se ofrecían cuando Israel/Judá se encontraba en necesidad de rescate y revelación.

La pregunta sigue siendo pertinente en estos siglos.

¿A quién vas a llamar? 

Read Full Post »