Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘Isaías 14’

Dos facetas extraordinarias del discurso de Isaías se manifiestan en este breve oráculo.

Cuando el Señor tenga compasión de Jacob, escoja de nuevo a Israel y los establezca en su propia tierra, entonces se les juntarán extranjeros que se unirán a la casa de Jacob. Los tomarán los pueblos y los llevarán a su lugar, y la casa de Israel los poseerá como siervos y siervas en la tierra del Señor. Tomarán cautivos a los que los habían llevado cautivos, y dominarán sobre sus opresores.

Isaías 14:1-2 (NBLH)

Sin embargo, sería inútil apreciarlos sin tener en cuenta primero un hecho muy grande sobre el terreno: Los pueblos no estaban destinados a sobrevivir a la experiencia del exilio en el Antiguo Oriente Próximo.

Por el contrario, el exilio significaba la abolición de una nación de la faz de la tierra, del futuro, incluso de la memoria. Mediante el asesinato y el caos, mediante la asimilación tanto forzada como no forzada, un grupo étnico no tenía ninguna esperanza razonable de salir de la experiencia del exilio a manos, por ejemplo, de los babilonios bíblicos.

Con este sombrío telón de fondo, YHVH, en el libro de Isaías, promete repetidamente tener compasión devolver a elegir a su pueblo cautivo, Israel/Judá. Es una afirmación que escupe en la cara de toda probabilidad histórica, por no hablar del poderío de la propia Babilonia.

Sólo un señor que está fuera y por encima de la historia podría hacer esta afirmación sin que se rieran de él. E incluso entonces, YHVH necesitaría dejarse ver en el espacio y el tiempo antes de que tal promesa fuera tomada en serio por todos, excepto por los más desesperados de los cautivos de Sión.

Este giro divino hacia el cautivo Judá es la primera de las dos hazañas extraordinarias del mensaje isaiánico a las que he aludido. Este giro misericordioso respalda y da credibilidad al llamamiento del profeta para que Judá se convierta (en arrepentimiento) y retorne (físicamente a Sión). Los distintos vocablos que son necesarios para expresar estas realidades en español velan el uso polifacético del verbo hebreo שׁוב para representar cada una de las acciones. Sin el giro previo de YHVH hacia este pueblo, no tiene sentido ninguna medida tan heroica por su parte. Sería una simple locura histórica, un breve estallido de entusiasmo que la historia no registraría.

En segundo lugar, las ‘naciones’ ocupan un lugar ambiguo en esta retórica. El texto afirma que los forasteros ‘se unirán’ a Judá y ‘se adherirán’ a la casa de Jacob, expresiones con un fuerte olor a conversión e injerto.

Además, ‘los pueblos’ -en su mayoría paganos- llevarán ellos mismos a Judá/Israel de vuelta a su tierra y luego se convertirán en siervos y esclavos de la nación dentro de ella. De nuevo, Isaías está mediando con imposibilidades, a menos que YHVH sea creíble.

El lugar de las naciones en la visión de Isaías es un problema muy discutido. Por momentos, el libro nos permite vislumbrar a los no israelitas como iguales virtuales a los propios judíos en compañía de su Señor redentor. Más comúnmente, las puertas se abren generosamente a los no judíos incluso cuando el texto mantiene una especie de subordinación de los ‘gentiles’ (la gente de las naciones no judías) a los propios judíos que regresan. Este es ciertamente el caso en este pasaje. El lector sigue sin saber hasta qué punto las naciones se sentirán cómodas como sirvientes domésticos de Israel. Tal vez un poco. Tal vez mucho.

Cuando se tienen en cuenta estas características del texto, queda claro que se trata de cualquier cosa menos de un optimismo prosaico e ingenuo de que las cosas saldrán bien al final. Por el contrario, Isaías nos haría quedarnos sin aliento -quizá incluso maldecir un poco en señal de incredulidad- ante un mundo conocido deshecho. Y uno nuevo que acaba de empezar.

Read Full Post »