Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘1 Corintios’

Cuando la conversación se vuelve difícil, acordamos inclinarnos juntos ante el ídolo llamado Equilibrio.

‘Es realmente una cuestión de equilibrio’, entonamos, sospechando sólo a medias que estamos confesando una mentira.

Una media verdad, media mentira, un poco más sofisticada, se presenta así como seductora: ‘Bueno, estas cosas deben mantenerse siempre en tensión’.

Hablamos despreocupadamente del amor y de la verdad como si fueran frutos del mismo tamaño puestos a nuestro cuidado en la nevera. Hablamos con toda la superficialidad persuasiva del truismo sobre la ‘Gracia’ y la ‘Ley’ y su necesario equilibrio.

Así, la buena intención llega a oler a distorsión, a revelación divina de fabricación humana.

De hecho, el amor y la verdad no están en la experiencia humana para ser cuidadosamente equilibrados como un invento infantil de Lego. La gracia y la ley no son iguales, entidades gemelas cuyo equilibrio compartido debe ser cuidadosamente atendido por los custodios humanos de la realidad.

La experiencia humana de nuestro Hacedor y de cada uno de nosotros no está destinada a ser un acto de equilibrio. El universo está bendecido por un temible desequilibrio. Si no fuera así, estaríamos muy alejados de él.

El desequilibrio extravagante es la postura del Altísimo frente a nuestros frágiles y errantes caminos. Una y otra vez, el Dios de la Biblia se revela como un Redentor apasionado cuyo amor por sus criaturas es totalmente desequilibrado, absurdamente desproporcionado a cualquier causa observable. El sabueso del cielo persigue implacablemente -y con regocijo- a la más escuálida de las liebres.

Entonces pasó el Señor por delante de él y proclamó: El Señor, el Señor, Dios compasivo y clemente, lento para la ira y abundante en misericordia y fidelidad.

Éxodo 34:6 (LBLA)

Si la autodefinición merece algún orgullo, este pasaje del libro bíblico del Éxodo debería ser considerado como lo primero. A lo largo de la Biblia se analiza, se interpreta, se proclama, se contrapone a las afirmaciones de mera justicia, y se le echa en cara a YHVH cuando parece que, por el momento, se ha volcado más en la verdad y la justicia que en la misericordia y la gracia.

YHVH, se nos dice en momentos de esperanza y desesperación, es rápido para extender la misericordia, atrozmente lento para presionar los reclamos de la justicia.

El apóstol Pablo lo sabía muy bien.

No es ajeno a los asuntos de justicia -uno podría concluir plausible aunque cínicamente que construyó una carrera sobre la investigación y la proclamación de la cosa- el hombre de Tarso es consciente de que la justicia sobre la que todo mártir descansa su caso no es lo más grande.

Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.

1 Corintios 13:13 (LBLA)

Sería un error meter una cuña entre el amor y la justicia, la gracia y la ley, como si ambos fueran finalmente asuntos separados y no una exuberante abreviación del santo amor de YHVH. El drama de la Cruz sugiere que YHVH, el Padre de Jesucristo, tomó finalmente en sus manos la paradoja que resuelve las cosas que nos parecen pura contradicción.

Pero no sería tan terrible y perjudicial meter esa cuña como seguir pronunciando el absurdo e irreflexivo mantra que dice que nuestra tarea es mantener estas cosas en equilibrio.

Esa, definitivamente, no es nuestra causa.

La nuestra es primero el amor y la misericordia.

Todo lo demás, profunda e irremediablemente importante, viene después.

Advertisement

Read Full Post »